Bora: el primer superdeportivo de Maserati cumple cincuenta años

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Medio siglo de historia, esta es la cifra que en su interior atesora el Bora de Maserati, el primer vehículo de calle con motor montado en posición central trasera de la historia de la marca, del  mismo modo que el MC20 es el primer modelo con motor montado en posición central trasera de la nueva era.

El ‘viento’ del Maserati Bora alcanzó los 50 años de historia y se extiende hasta el comienzo de una nueva Era para la marca. Un modelo, que debe su nombre al viento que sopla desde el norte-nordeste en el mar Adriático, por Eslovenia, Croacia, Italia, Grecia, hasta Turquía, y que suposo todo un hito para el fabricante de Módena.

Han pasado exactamente 50 años desde el 11 de marzo de 1971, cuando en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra fue el escenario del estreno del Maserati Bora, que estuvo en producción hasta 1978 con una producción total de 564 coches, además del espectacular Boomerang, un prototipo de coupé fabricado por Giugiaro con soluciones futuristas en mecánica y carrocería afilada en forma de cuña.

Siguiendo la tendencia que ya había revolucionado los coches de Fórmula 1 en años anteriores, Maserati le pidió a Giorgetto Giugiaro, de Italdesign, que se encargara de crear un vehículo deportivo con el motor montado en posición central trasera y con mejoras en prestaciones, diseño, comodidad y seguridad.

Competencia

Por aquellos años, Lamborghini presentaba su Miura, De Tomaso presumía de Mangusta y Ferrari hacía lo propio con su Dino. Así nacía la fiebre de los superdeportivos y Maserati no quería ser menos. Por ello, encargó a Giugiaro el diseño de este vehículo con líneas modernas y un volante telescópico para acceder y salir con comodidad del coche.

Las características distintivas del vehículo incluyen faros retráctiles para evitar la resistencia aerodinámica, un diferencial que sobresale en el eje trasero, suspensiones independientes en todas las ruedas (por primera vez en un Maserati), frenos de disco, embrague en seco de disco único, caja de cambios de 5 velocidades y amortiguadores, también, telescópicos.

El enfoque era futurista con un morro bajo y delgado, casi afilado, diseñado para perforar el aire, mientras que la parrilla delantera se caracterizaba por dos salidas de aire rectangulares con un Tridente en el centro. Ambos laterales, perfectamente lisos, estaban divididos en el centro por una fina moldura de goma negra, mientras que la parte trasera terminaba en una cola truncada.

Superdeportivo

El motor era el ya probado V8 de 4.700 cc que ofrecía 310 CV a 6.000 rpm (al que se unió la unidad de 4.900 cc que llegaría dos años más tarde), montado longitudinalmente en un bastidor auxiliar instalado en el monocasco.

El Bora combinaba comodidad y prestaciones y tenía una velocidad máxima de 280 km/h, asegurando un gran placer de conducción gracias a la excepcionalmente ágil respuesta del motor y su silencioso interior.

El resultado fue un coche que marcó tendencia, con formas fluidas y depuradas, con un carácter rockero típico de los años 70, que sigue siendo popular entre los entusiastas de hoy. En octubre de 1968 el proyecto estaba lanzado y a mediados de 1969, las primeras unidades de prueba ya estaban rodando. El proyecto se retrasó ligeramente, pero en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1971, Maserati presentaba el Bora.

¿Y tu coche? ¿Tiene una carrocería ‘especial’? Con la calculadora online de CertifiedFirst puedes obtener un presupuesto orientativo en función de los daños de tu vehículo y contactar con tu taller más cercano de la red de expertos en chapa y pintura para ponerla a punto.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *