Carrocerías imposibles: algunos de los prototipos más extravagantes de la automoción

Carrocerías imposibles: algunos de los prototipos más extravagantes de la automoción

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Los prototipos, modelos conceptuales, o ‘concept cars’ son uno de los grandes atractivos de todos los salones del automóvil que se celebran en el mundo. Generalmente, son utilizados por los diseñadores para adelantar al público los próximos proyectos de los fabricantes o para mostrar avances en un determinado campo, o tendencias en diseño. Sin embargo, esos ejercicios de diseño, en ocasiones, pueden irse un poco de la manos o, al menos, romper con los cánones más o menos establecidos en la industria…

Puesto que las marcas pueden omitir las ‘restricciones’ de diseño de los vehículos de producción, es normal que a los modelos conceptuales les falte espejos retrovisores convencionales (sustituidos por cámaras y pantallas digitales) o interiores más propios de coches que circularán por las carreteras en el futuro. No obstante, algunos ejemplos van mucho más allá y se convierten en verdaderas obras de arte, que bien podrían ir a  parar a museos de arte contemporáneo. O, al contrario, en verdaderos fiascos se miren por donde se miren…

¿Prototipos extravagantes o incomprendidos?

En la automoción son muchos los coches que rompieron moldes. Algunos eran demasiado futuristas para su tiempo, otros sólo eran ejercicios semiartísticos más que carta de presentación de modelos pensados para salir a la venta.

En esta ocasión traemos a este blog los que más nos han llamado la atención. No son, ni mucho menos, todos los que podían estar, pero los que están bien lo merecen… Eso sí,  para ser totalmente justos, hay que mirarlos con los ojos del año en el que fueron diseñados…

General Motors XP-21 Firebird

General Motors XP-21 Firebird 1 (1953)

En la década de 1950 el automovilismo se fijaba en la aeronáutica, lo que quedó plasmado en muchos diseños. Se llegó al extremo en casos como el Firebird, más próximo a un ‘caza’ que a un coche: utilizaba una turbina como motor. Tuvo varios desarrollos posteriores…

Ford Nucleon

Ford Nucleon  (1957)

Su imagen llama la atención, pero no es lo más extravagante: en la zaga montaba un pequeño reactor nuclear —¿no te recuerda al DeLorean de Regreso al futuro y su condensador de fluzo (o flujo, si se hubiera traducido correctamente)?— que funcionaba por fusión utilizando uranio enriquecido como combustible.

Lamborghini Marzal/ 1967

Lamborghini Marzal  (1967)

Basado en el Lamborghini Miura, suponía una visión futurista de la marca italiana: puertas de ‘ala de gaviota’, líneas afiladas y superficies acristaladas rodeando el habitáculo, en el que era difícil escapar de la luz y el calor del sol.

Lancia Stratos Zero (1970)

Lancia Stratos Zero (1970)

El Lancia Stratos de producción ya era, de por sí, un modelo que destacaba por su afilada imagen, pero el prototipo del que derivó llevaba el concepto hasta el extremo, puesto que solo tenía una altura de 84 centímetros.

Plymouth Voyager 3 (1989)

Los monovolúmenes están perdiendo popularidad, pero en los 90 subían como la espuma. ¿Recuerdas lo del coche desmontable? Chrysler creó un modelo con una estructura desmontable y dividida en dos partes, con la trasera formando una especie de remolque que quedaba integrado en la delantera (que podía usarse de forma autónoma). Delante podían ir 3 ocupantes y detrás, otros 5.

MB VCR

Mercedes-Benz VRC Concept (1995)

Y seguimos con los coches desmontables. En los 90, Mercedes-Benz también decidió crear el Vario Research Car, un coche que, en realidad, era un cuatro en uno. Contaba con una carrocería cuya parte superior era desmontable y permitía acoplar hasta cuatro alternativas diferentes para convertirlo en descapotable, sedán, pick-up y monovolúmen.

Citroen-C-Buggy-Concept 2006

Citroën C-Buggy (2006)

La visión de un buggy futurista por parte de la marca francesa, con diseño redondeado y prescindiendo de elementos de la carrocería como las puertas o el parabrisas. Montaba un motor de 155 CV y tenía tracción a las cuatro ruedas.

Scion Hako Coupe Concept

Scion Hako Coupe (2008)

La marca japonesa quiso aunar un diseño retro y futurista al mismo tiempo, lo que dio lugar a un modelo lo más peculiar, cuya carrocería aunaba líneas redondeadas y rectas, creando una gran superficie acristalada que envolvía el habitáculo.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>