¿Es posible que el Ferrari más bello de la historia sea de color blanco?

¿Es posible que el Ferrari más bello de la historia sea de color blanco?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Si hay una marca de coches unida a un color esa es Ferrari. De hecho, muchos hablan de ‘rojo Ferrari‘, cuando realmente este color se denomina Rosso Corsa. A pesar de que desde la década de 1920 este color fue el utilizado por los coches de competición de muchas marcas italianas (Alfa Romeo, Maserati, y posteriormente Ferrari y Abarth ), ha sido la firma del ‘caballino rampante’ la que lo ha hecho suyo hasta hoy, también en sus vehículos ‘de calle’.

Y eso que Ferrari llegó a ganar un Mundial de F-1 (el de 1964) con John Surtees compitiendo en las dos últimas carreras de la temporada en coches pintados de blanco y azul. El cambio se hizo pues Ferrari quería protestar así ante las autoridades de competición italianas respecto a la homologación de un nuevo modelo.

Ferrari y los colores

El blanco no es uno de los colores ‘vetados’ por Ferrari, pero tampoco está entre los preferidos, aunque no todos los Ferrari son ‘rojo Ferrari’. De hecho, mientras a principios de la década de 1990, el 85% de los Ferrari eran de este color, en 2011, esta cifra había caído al 45%.

Y es que, si bien la marca italiana no ha renunciado a este icónico color, desde hace años, ofrece a sus clientes opciones casi infinitas para ‘vestir’ a sus coches. Mientras en el año 2000 el porcentaje de pedidos especiales a fábrica para el acabado exterior de sus vehículos no llegaba al 1%, en 2010 ese porcentaje había ya subido al 10%. Y desde entonces, el crecimiento ha sido constante.

El Ferrari más bonito puede ser blanco

No es un coche real, pues todo se trata de un trabajo digital que ha desarrollado el estudio londinense INK, que se ha atrevido a poner una ‘capa’ de pintura blanca sobre el espectacular Rosso Corsa o el no menos llamativo Piper Green para comprobar cómo las luces y sombras jugarían con la carrocería del mítico Ferrari 330 P4 si su tonalidad fuera una que jamás se ha visto en este coche.

Ferrari 330 P4 white

El Ferrari 330 P4 apodado ‘el bonito perdedor’ y para muchos expertos el coche de competición más bello jamás construido, y uno de los más caros, midió sus fuerzas en 1967 con los Ford GT40 Mark II y IV. Para batirlos,  equipaba un motor V12 de 4.0 litros y 450 CV y su chasis tubular incluía piezas de refuerzo en aluminio.

Al principio, todos los P4 tenían la carrocería cerrada, pero, por motivos de reglamentación, tuvo que reconvertir algunas carrocerías para transformarlas en descapotables. Solo existen tres unidades del P4 originales por lo que no puede extrañar que sea uno de los Ferrari clásicos más deseados por los coleccionistas.

El Ferrari blanco de ‘Corrupción en Miami’…

Probablemente, el Ferrari blanco más famoso sea el célebre Testarossa que apareció en la serie televisiva ‘Corrupción en Miami’ que protagonizaron Don Johnson (Sonny Crocket) y Philip Michael Thomas (Ricardo Tubbs) en la década de los 80. Un coche que guarda una curiosa historia…

En un principio, el modelo original con el que apareció Sonny Crocket era un Ferrari 365 GTB/4 Daytona Spyder. Bueno, no exactamente, ya que lo que empleó la productora fue una más que evidente réplica, fácilmente reconocible por sus pilotos delanteros, bajo una tapa de plexiglás transparente.

Uno de los que cayó en la cuenta fue nada menos que Enzo Ferrari, que rabioso por ver su nombre en la réplica demandó a sus fabricantes. De la demanda nació el arreglo que acabó llevando no uno, sino dos ejemplares del entonces nuevo Testarossa a la exitosa serie.

Ferrari Testarossa Miami Vice

Pocos saben que ambos ejemplares no eran blancos, sino de color negro, como la réplica del Daytona con base Corvette C3 que empleaban inicialmente. Tras probarlos, los Testarossa fueron sometidos a un trabajo de repintando en blanco pues la carrocería negra no se se apreciaba bien en las escenas nocturnas. Así, sólo se les vio brevemente con su negro original en la primera aparición.

Pero lo más llamativo es que la productora, debido al alto coste de los vehículos, así como de su mantenimiento y reparación, decidió encargar una réplica para las escenas de acción. De este modo, las escenas de persecuciones no estaban protagonizadas por ninguno de los Testarossa, sino por un De Tomaso Pantera convenientemente recarrozado para imitarlos.

…que nadie parece querer

Los dos ejemplares auténticos, y que aparecen en el resto de escenas, han sobrevivido hasta hoy. Uno de ellos está expuesto en un establecimiento en Florida, propiedad del millonario Preston Henn. En su día pagó 750.000 dólares por el Testarossa blanco y es sabido que ha rechazado ofertas por encima del millón.

Sin embargo, el otro Testarossa blanco no ha tenido tanta suerte. Tras almacenarse en 1990 (un año después de concluir la serie),  reapareció en 2014 en eBay con un precio inicial de 1,75 millones de dólares (unos 1,61 millones de €). Nadie lo compró.

En 2015, apareció en otra subasta sin haber comprador, algo que sí ocurrió en otra puja en 2017 pero por un precio que no llegó a los 152.000 dólares (menos de 140.000 €). No obstante, parece que no termina de encontrar su ‘hogar’, pues estaba anunciado en otra subasta en enero de 2020, si bien finalmente no se incluyó (no sabemos si porque el vendedor se echó atrás o porque lo acabó vendido antes).

¿Es el Rosso Corsa tu color preferido para un Ferrari? Tenga el color que tenga el coche de tus sueños, podrás conseguirlo en los talleres CertifiedFirst: los expertos en chapa y pintura ¡Encuentra tu Certi más cercano!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>