Sally, la emprendedora Porsche de Cars cobra vida con un diseño único y para una buena causa

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

El mítico coche nacido de la película de Pixar se subastó en agosto en California

Hay veces que de un dibujo animado nace una película, como Dragon Ball. Otras en las que de una película nace un dibujo, como A Todo Gas: Spy Racers. En el caso de Sally, de Cars, y Porsche, es un coche que ya existía, pero cobró vida en la película y ahora se ha hecho real, por tanto, no se puede definir quién llegó primero.

Lo que sí que está claro es que Sally Carrera, nacida vio la luz en Cars, de Pixar y su carrocería, a pesar de tener vida propia, ojos y boca, hacía honor a su apellido, pues es un Porsche 911, bueno, una.

El pasado agosto, realidad y ficción volvieron a mezclarse para que del coche de la película naciese (de nuevo) una versión única en el mundo, además de hacerlo por una buena causa, ya que se subastó y sus beneficios fueron a parar a obras benéficas.

Sally Carrera en ‘chapa y hueso’

El pasado noviembre de 2021 se reunieron los especialistas de Porsche junto con Bob Pauley, que fue quien diseñó a Sally en el filme y se pusieron manos a la obra.

Así comenzó un proceso de recreación de un 911 de la generación 996. Y todo empezó a fluir. El color de la carrocería, llamado Azul Sally es único en el mundo. También se diseñaron las llantas que evocan el diseño Turbo del 911 de la película, aunque adaptadas al tamaño de 20 y 21 pulgadas de la actual generación.

También, como en la película, al levantarse el alerón trasero, Sally muestra el mismo tatuaje tribal que lucía en la película. Además, tiene un logo de Cars en la ventanilla con su firma.

El tatuaje, idéntico al de Sally en la película

Un interior único

Pero no se han quedado en la parte exterior, sino que han recreado un habitáculo específico para esta unidad. Cuenta con el mismo azul exterior en algunas molduras, un dibujo de Sally en el salpicadero, costuras azules, tela de gallo en los asientos, el nombre del coche en las puertas y el mejor detalle que todo amante de Cars pudiera querer: un botón ‘Kachow!’ en el volante.

Con este nivel de personalización y detalles, así como trabajo de pintura, de este 911 solo hay una unidad en el mundo y está perfectamente homologado para circular por carretera. La subasta se llevó a cabo por Sotheby’s y se incluyó un reloj único a juego.

El interior de este 911 único

Recuerda que si quieres realizar un trabajo de carrocería y pintura espectacular como el de este Porsche solo tienes que acudir a los expertos de CertifiedFirst.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *