¿Recuerdas las carrocerías de las seis generaciones del Volkswagen Polo? Así han evolucionado desde 1975

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

La marca Volkswagen, y más en concreto, el modelo Polo ha vivido varios cambios desde el año 1975. Su éxito ha sido incuestionable ya no solo por sus seductoras carrocerías sino por el nivel de calidad y dinamismo que ha mostrado en todos estos años.

A raíz de la gran crisis del petróleo de 1973, Volkswagen decidió aprovechar las sinergias y utilizó un modelo similar al Audi 50 para crear una opción más asequible para el bolsillo de los consumidores alemanes de la época y, por extensión, del resto de Europa.

Sucesivamente, el Polo fue ‘añadiendo’ carrocerías (sedán, familiar, incluso deportivas con el GTI —llegó a ser el representante de Volkswagen Motorsport en WRC—,…). Desde 1984, una importante parte de la producción del Polo se realiza en la fábrica de Volkswagen en Navarra y, actualmente, se exporta a más de 40 mercados. Durante estos ya 47 años de existencia se han fabricado más de 18 millones de unidades, y ya va por la sexta generación..

Las seis generaciones de Volkswagen Polo

El VW Polo de primera generación (1975-1981)

Es la primera entrega que se realiza y que se ha mantenido hasta la actualidad. Tiene una tracción delantera que proporciona una conducción segura y un portón trasero que permite un gran equipamiento.

Destaca por una longitud de 3,5 metros, y llevar incorporado un motor de cuatro cilindros de 900 cc y 40 CV de potencia. En 1976 se creó un motor 1.1 de 50 CV y la gama mecánica fue creciendo para hacer un motor mucho más potente en los años posteriores hasta convertirlo en 60 CV.

El Polo de segunda generación (1981-1994)

Después de los seis años de éxito con el anterior modelo, en agosto de 1981 llegó la segunda generación con una carrocería totalmente novedosa. La parte de atrás se podía inclinar y además dejaba mayor espacio para aprovechar el maletero.

Entre sus características tenía un motor más comprimido y una cuarta velocidad más larga. Aunque en 1982 apareció un nuevo modelo deportivo El Polo Coupé. Al año siguiente se llegó a un millón de producción y ya se podía disfrutar de un motor de 115 CV.

Además, se lanzó el primer diésel de 45 CV con un consumo de 61/100 km. Y se contaba con la presencia del primer catalizador en motor de gasolina. De modo que, no fue hasta 1990 cuando los motores ganaron más potencia.

El Polo de tercera generación (1994-2001)

El Polo se estrenó con mayores novedades técnicas y formales que la primera vez, puesto que ahora el coche contaba con cuatro puertas. En 1995 salió a la luz la versión familiar Polo Variant con 1.260 litros de maletero y un motor de 110 CV para tres años más tarde lucir el Polo GTI con 120 CV y una velocidad máxima de 200 km/h.

Por entonces, ya alcanzaba los cuatro millones de unidades, y en 1999, el sexto millón. De aquí en adelante, se centrarían en mejorar la carrocería tanto del exterior como del interior. Y por supuesto, aumentar la potencia e incorporar avances como el control de estabilidad ESP.

En esta tercera generación, llamó la atención el Polo Harlequín, con cuatro combinaciones distintas cuatricolor para su carrocería, y de los que se vendieron cerca de 4.000 unidades, frente a las 1.000 previstas.

La cuarta generación del Polo (2001-2010)

Esta generación se caracterizaba por sus faros circulares y la posibilidad de adquirirlo con tres o cinco puertas. En esta época la marca prefirió decantarse por nuevas pautas en cuanto a calidad de fabricación y materiales. También referente al confort, la seguridad activa y pasiva, y la tecnología en sus motores.

En 2003, el Polo Soho cambió las perspectivas que tenían hasta el momento en todos los aspectos. No sólo porque la distancia del suelo era mayor, las llantas mucho más ligeras y las unidades contaban con distintos colores. También por el propio concepto de coche: el ‘urbanita’ se ‘camperizaba’.

Mientras tanto, el Polo GTI Cup ya podía alcanzar los 180 CV de potencia.

El VW Polo de quinta generación (2010-2017)

Aquí empieza una nueva identidad para el modelo Polo que estaba desarrollando Volkswagen. Su estética también se hacia notar con mejores disposiciones en su interior, la comodidad y la estabilidad en carretera.

Su carrocería tenía una longitud de 3,91 metros y llevaba incorporados equipamientos como asistente de frenado, control de distancia de aparcamiento, indicador de presión de neumáticos entre otros.

Además, la posibilidad de contar con diferentes motores ya fuera de gasolina de 74 a 100 CV o diésel de 70 a 130 CV lo hacía un modelo eficiente. Por 2014 se presentó grandes retoques estéticos y se volvió a introducir nuevos equipamientos. Pero ahora no era bajo Euro 4, sino Euro 6 y con unos motores un 21% más eficientes.

Y la sexta generación (2017-actualidad)

Después de producir más de 14 millones de unidades, en 2017 llegó la sexta y hasta hoy última generación del Polo a la venta Como sabrás, la marca alemana Volkswagen ha tenido gran repercusión y una posición privilegiada desde su aparición. Igual por sus apuestas y novedades que lo han hecho reconocido a nivel mundial.

Apostó por incorporar funciones de interconexión e implantación de funciones referentes a la asistencia de seguridad. En este nuevo modelo, creó un maletero de hasta 351 litros y con un equipamiento exclusivo con diferentes sistemas y asistencia. Así fue como aparecieron los motores de gasolina de 3 cilindros de 95 y 110 CV, y el deportivo GTI ya alcanzaba los 200 CV.

Igual no recordabas alguna de estas carrocerías. Tampoco es importante que la de tu coche no se parezca a ellas. Lo realmente importantes es que puedes acudir a tu taller de Certifiedfirst ddevolverle a tu coche el aspecto original de su carrocería. No lo dudes y confecciona tu propio presupuesto.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *