¿Cómo es la carrocería del 'Ferrari' japonés que puso a punto Ayrton Senna y que se va a despedir del mercado?

¿Cómo es la carrocería del ‘Ferrari’ japonés que puso a punto Ayrton Senna y que se va a despedir del mercado?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Durante la década de los 80 y hasta mediados de los 90 los deportivos europeos vivieron una época dorada. Su hegemonía era notable, y Ferrari era sin duda el máximo exponente. Sus deportivos biplaza, siempre en color rojo, eran un referente al que parecía que nadie podría hacer sombra. Y entonces llegó él para romper esa hegemonía: el Honda NSX. Un superdeportivo creado por una marca que nunca antes había tenido en su gama un modelo similar. Un modelo que desde el primer momento se permitió el lujo de plantar cara a los mejores deportivos europeos. Había nacido un mito, que otro mito de la historia del automóvil puso a punto…

Cualquier aficionad@ a los coches conoce este deportivo japoné scon motor central y aspecto de Ferrari. Un deportivo tan adelantado a su tiempo que permaneció 15 años en el mercado sin sufrir ninguna remodelación profunda.

Un modelo cuyas versiones de carreras siguieron compitiendo a nivel oficial de marca hasta 2009, 19 años después de su nacimiento. Casi dos décadas, ni más ni menos. No es para menos.

Las numerosas soluciones innovadoras que incorporaba este Honda marcaron un antes y un después en el mundo de los deportivos. Y es que desde que Honda inició el proyecto del NSX en 1986, hasta la última etapa de desarrollo en 1989, el fabricante nipón registró más de 400 patentes con soluciones técnicas para este modelo, lo que da una idea del trabajo realizado.

Además, y como colofón a todo ese trabajo, la última fase de puesta a punto del coche tuvo lugar en varios circuitos de carreras como Nurburgring o Suzuka, donde Honda contó con la inestimable colaboración de Ayrton Senna. Si no has visto el video del piloto brasileño conduciendo el NSX al límite en mocasines, no te lo pierdas: no tiene desperdicio…

El resultado de 3 años intensos de trabajo dio como resultado un deportivo con unas prestaciones que sacaron los colores a la competencia, incluida Ferrari. No en vano, en las comparativas realizadas en las revistas de la época, el NSX batía a competidores como el Ferrari 348.

Así era el NSX que puso a punto Senna…

Respecto a los deportivos actuales, el Honda NSX resulta bajito e incluso pequeño. Su carrocería apenas mide 4,4 metros de largo por 1,8 m de ancho, y no llega ni siquiera a los 1,2 m de altura.

No obstante, permitía una gran visibilidad desde el interior, gracias a su cúpula, inspirada en el avión de combate F16. Este diseño, sin unos verdaderos pilares A, se traduce en una visión sin apenas obstáculos con un ángulo de 310º, mucho mayor a cualquier deportivo de su época. Comparado con otros habitáculos como el del Ferrari 348 o el Lotus Esprit, la diferencia de visibilidad es más que notable.

Fabricado artesanalmente en la planta de Tochigi (Japón), destacaba por su equilibrado reparto de masas (48% delante y 52% detrás), motor central 3.0 V6 de 274 CV, propulsión trasera y un chasis directamente derivado de la Fórmula 1 que le otorgaba un comportamiento insólito para un coche de calle que podía alcanzar más de 270 km/h.

Como apuntábamos antes, una vez finalizado su desarrollo, para validarlo, Honda llevó a cabo unas últimas pruebas del NSX sobre el circuito de Suzuka, propiedad de la marca, con el que entonces era su piloto oficial en la categoría reina, Ayrton Senna.

El malogrado piloto brasileño dictó las últimas directrices para su definitiva puesta a punto antes de el modelo se pusiera a la venta, y luego lo utilizó habitualmente como coche personal en sus desplazamientos.

Senna forjó su leyenda en la escudería McLaren-Honda entre los años 1988 y 1993 hasta el fatal accidente que le costó la vida en el circuito de San Marino, el mismo donde consiguió ganar seis años antes su primer título mundial.

Y la segunda generación

No es extraño pues que el NSX haya quedado como todo un mítico legado de la ingeniería y la propia historia del automovilismo. Una segunda generación completamente nueva se estrenó en 201.

Con una mecánica híbrida 3.5 V6 de 580 CV, tracción integral y avances como una caja de cambios automática de doble embrague y 9 marchas, lograba unas prestaciones capaces de eclipsar a la mayoría de sus rivales: 3,9 segundos en el 0 a 100 y 300 km/h de velocidad máxima.

Pese a su elevado precio, el NSX ha mantenido un gran prestigio entre sus seguidores hasta el final de sus días. Y antes de despedirse del mercado se ha permitido una versión especial bautizada Type S.

Fabricada en EE. UU. (y comercializado como Acura, la marca de lujo de Honda en Estados Unidos, Canadá, México y algunos mercados más como Panamá o Hong Kong, por un precio equivalente a 160.000 euros), su potencia ha sido incrementada hasta los 608 CV. Además, cuenta con un kit de carrocería específico creado para mejorar la carga aerodinámica y una puesta a punto especial para circuito.

Quizás, la carrocería de tu coche no sea tan complicada como la del NSX Type S. Y por mucho que lo sea, no tendrá secretos para los talleres expertos en chapa y pintura, los talleres CertifiedFirst ¡Confía en nuestros profesionales!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *