¿Qué esconde el coche de carreras del futuro bajo su carrocería? Fibra natural y jaula de carbono

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

En el pasado Salón de Múnich 2021, Porsche presentó como principal novedad el Porsche Mission R, un concept car de carreras totalmente eléctrico. Ahora, la firma alemana contesta a la siguiente pregunta: ¿qué se esconde bajo la carrocería del Porsche Mission R?

Los vehículos conceptuales son desarrollos en forma de objeto que se realizan para investigaciones de mercado. Sin embargo, este prototipo adelanta un coche eléctrico para pilotos privados que permite hacernos una idea de cómo será el coche de carreras del futuro ¿Y también los de ‘calle’?

Lo más llamativo bajo la carrocería…

El Mission R tiene tracción total y una potencia de 800 kW (1.088 CV) con dos motores eléctricos. La transmisión, de una sola velocidad, también se fabrica en Zuffenhausen. Con peso total inferior a los 1.500 kilos, pasa de 0 a 100 km/h en menos de 2,5 segundos y una velocidad máxima de 300 km/h.

Otra de las curiosidades que se esconde bajo la carrocería del Porsche Mission R es su sistema de refrigeración directo del estátor. Este sistema funciona con un único circuito de refrigeración por aceite y sin una gota de agua.

La batería de alta tensión se enfría directamente con aceite basado en una tecnología desarrolla para el Porsche 919 Hybrid. También cuenta con un eje delantero con doble brazo oscilante (tecnología de competición) y un parabrisas calefactable que mejora la visibilidad cuando se conduce en lluvia.

Fibra natural y jaula de carbono

Esto está muy bien pero veamos cómo es su estructura y su carrocería. Muchas de las piezas adicionales del Mission R están hechas de plástico reforzado con fibra natural (NFRP), cuyo elemento básico es la fibra de lino.

En la producción de esta fibra renovable se genera un 85% menos de CO2 que en la producción de fibra de carbono. La nueva fibra natural está presente en el exterior del automóvil, tanto en el spoiler delantero como en los faldones laterales y el difusor trasero.

Este coche de carreras eléctrico también responde a un nuevo concepto de protección en caso de vuelco: en lugar de una jaula de acero convencional soldada a la carrocería, cuenta con una estructura de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) cuya misión es proteger al conductor.

Los ingenieros y diseñadores de Porsche han denominado “exoesqueleto” a la llamativa jaula de carbono del Mission R. Como decíamos, la estructura de seguridad hecha de material compuesto de fibra de carbono combina un alto nivel de protección para el conductor con un peso reducido y un diseño distintivo.

La estructura integra la jaula de seguridad y la sección externa del propio techo, y es visible desde el exterior como un marco de seis segmentos transparentes hechos de policarbonato. Esto se traduce en una generosa sensación de espacio para el piloto en el habitáculo.

También hay algunas superficies transparentes, incluida una trampilla de escape extraíble para el conductor, que cumple con los requisitos de la FIA para los vehículos de carreras utilizados en competiciones internacionales.

La solución de techo con “exoesqueleto” es una interpretación moderna del concepto Targa de Porsche, en la que la barra antivuelco también se combina con una sección de techo extraíble.

Plástico reforzado con fibra natural sostenible

En la carrocería del Mission R, las puertas, los elementos aerodinámicos delanteros y traseros, los umbrales y paneles laterales, y toda la sección central de la zaga están hechos también de plástico reforzado con fibra natural (NFRP).

Los materiales sostenibles se basan en fibras de lino obtenidas de la agricultura, sin entrar en conflicto con los cultivos alimentarios. Las fibras naturales ofrecen la rigidez necesaria para los componentes semiestructurales y aportan menos de un 10% de peso adicional frente a la fibra de carbono.

Máxima carga aerodinámica

Con su tecnología Porsche Active Aerodynamics (PAA), el Mission R puede adaptar su aerodinámica de manera óptima a diferentes situaciones en la pista. Su DRS (Drag Reduction System) consta de tres lamas en las tomas de aire a cada lado de la sección frontal, así como de un alerón ajustable de dos secciones.

Para obtener la máxima carga aerodinámica, las lamas se cierran y el alerón adopta su posición más inclinada. Para desviar la mayor cantidad de aire posible en una carrera, los pasos de rueda cuentan con unas aberturas específicas destinadas a tal efecto. Además, las ruedas delanteras están casi completamente libres de carenado en la zona trasera.

¿Y tu coche? ¿Tiene una carrocería ‘especial’? Con la calculadora online de CertifiedFirst puedes obtener un presupuesto orientativo en función de los daños de tu vehículo y contactar con tu taller más cercano de la red de expertos en chapa y pintura para ponerla a punto.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *