Cuatro coches en uno: así es el Mercedes con la carrocería más camaleónica 

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Cuatro coches en uno? Es una locura, pero fue una realidad en 1995. Es la máxima expresión de versatilidad de la carrocería de un vehículo. Un deportivo para la tarde, una pick-up para el fin de semana o un sedán para los días de diario.

Todo ello sin tener que ampliar el garaje o pagar cuatro plazas de aparcamiento, todo en uno como en las mejores ofertas durante las rebajas. Esta fue la apuesta de Mercedes-Benz a mediados de los años 90 con el Vario Research Car, uno de esos ‘concept cars’ con carrocerías ‘imposibles.

Este prototipo escondía muchas particularidades y, entre ellas, ser lo más versátil posible, tanto que en tan solo 15 minutos podría cambiar su carrocería y convertirse en otro modelo de coche. Así de simple.

Fabricado en fibra de carbono

Una auténtica locura realizada por los ingenieros de Mercedes-Benz que fueron capaces de diseñar y construir una carrocería fabricada en un compuesto plástico que iba reforzado con paneles de fibra de carbono.

Una estructura con cuatro paneles superiores para el techo que permitían así desmontar y cambiar completamente la estética del vehículo en solo un cuarto de hora.

De forma que, en el momento en el que quisieras transformar tu coupé, en un descapotable, en un pick-up o en un familiar, tan solo tuvieras que sustituir una única pieza. No obstante, como la mayoría de las cosas en la vida, guarda una letra pequeña.

El truco de Mercedes-Benz radicaba en que no permitía realizarse en el garaje de casa o en el aparcamiento, si los clientes del Vario Research querían modificar la estructura del coche tenían que pasar por una “estación de servicio”.

En esta parada, los usuarios del cuatro en uno tenían que alquilar esos paneles superiores y esperar los quince minutos de rigor para que los expertos técnicos de la firma pusieran a punto el vehículo con la nueva carrocería temporal.

Adelantado a su tiempo

Sin embargo, esta no era la única novedad que equipaba el vehículo. Los ingenieros y diseñadores de Mercedes-Benz utilizaron por primera vez frenos y dirección sin conexión mecánica, un sistema drive-by-wire como el que ya emplean algunos vehículos modernos.

También se utilizó otra solución muy de moda en nuestros días: sustituir el cuadro de mandos analógico por un sistema digital a todo color.

Tener la carrocería a punto es esencial para no tener un susto en la carretera. Si lo deseas, puedes hacer un presupuesto aproximado con la calculadora de CertifiedFirst.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *