Año y medio para crear la pintura (y dos semanas de trabajo del pintor para aplicarla) para este Bugatti

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

40 unidades y con un precio de cinco millones de euros, que ascienden a más si se le añaden extras. Estas son las mareantes cifras del elegante Bugatti Divo ‘Lady Bug’, elegante con todas sus letras.

Esta edición especial del hiperdeportivo de Molsheim es una joya que cuida hasta el último detalle y es que, incluso, ha necesitado más de un año y medio para conseguir el cuidado y único trabajo de pintura que da vida a la carrocería de este coche francés.

Una vez más se cumple la máxima de Ettore Bugatti: “Si se compara con otro coche, no es un Bugatti. El Divo arrancó en un sueño megalómano de un cliente en Estados Unidos tras la presentación del modelo en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach.

Cuenta la historia que un hombre presentó a la firma gala un boceto para el diseño de uno de estos lujosos vehículos. ¿El esquema? Un patrón de formas geométricas similares a los diamantes con dos colores sobre la carrocería, un brillante rojo y un tono especial de negro grafito.

Solo en adaptar a la perfección esta idea, los diseñadores e ingenieros de Buggati han tardado 18 meses. Solo en este paso. Un dibujo que “respeta a la perfección las líneas de los diamantes”, asegura la marca.

En total, 1.600 rombos cubren la piel del Divo ‘Lady Bug’. Jörg Grumer, uno de los responsables de Bugatti Design, ha explicado que el gran problema es desplegar un diseño en 2D sobre un modelo en 3D que, con solo variar un milímetro, destrozaban el diseño.

Un auténtico rompecabezas que “les ha llevado en más de una ocasión a querer tirar la toalla”, asegura Grumer. Paciencia y destreza fueron los dos atributos que los diseñadores finalmente necesitaron para que los datos CAD coincidiesen con la realidad y poder colocar así la película sobre una superficie de concavidad profunda sin que los diamantes se distorsionen o generen pliegues.

Una vez completado el gran hito de cuadrar y trasladar los 1.600 diamantes llegó el momento de dar color al diseño. El encargado de la pintura, que tuvo que lijar y aplicar las capas de los dos colores, tardó dos semanas en terminar el trabajo.

“Cada Bugatti Divo es único. Con el ‘Lady Bug’ hecho a medida, Bugatti ha demostrado toda su experiencia en personalización. Lo que inicialmente parecía imposible fue ejecutado a la perfección por diseñadores y desarrolladores en colaboración con el cliente”, dice Stephan Winkelmann, presidente de Bugatti.

Este modelo único está propulsado por el icónico motor W16 de 8 litros y 1.500 CV de la casa, siendo capaz de hacer el sprint de 0 a 100 km/h en 2,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima −limitada− de 380 km/h.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *