¿Sabías que las reparaciones de coches con carrocerías con sistemas ADAS no son iguales que las demás?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

La tecnología es un componente más de los vehículos y se ha postulado como una de las grandes aliadas en la seguridad vial. Pero, esa irrupción puede convertirse en un problema a la hora de arreglar el coche.

Uno de los sistemas más habituales que equipan los nuevos modelos de automóvil que circulan por nuestras carreteras son los ADAS (Advanced Driver Assistance Systems).

Estos son sistemas que hacen que la conducción de un vehículo sea una experiencia diferente, confortable y segura, ‘delegando’ en el vehículo el control de muchas circunstancias que se dan durante la conducción.

Este tipo de dispositivo va desde sensores hasta cámaras que controlan continuamente el entorno del vehículo para evitar atropellos o impactos contra otros vehículos u objetos, peatones, ciclistas, animales, etc. Una novedosa tecnología que hace que el vehículo se convierta en un sistema con cierta autonomía (y que irá a más).

Esta tecnología suele estar instalada en la carrocería del coche o en las lunas, por lo que al sustituir esta o reparar cualquier golpe o arañazo en la piel del vehículo hay que tener especial cuidado.

Unas directrices que los expertos de los talleres CertiFiedFirst cumplen a la perfección. Si necesitas arreglar la carrocería del coche busca tu centro más cercano con nuestro buscador.

Precauciones

El cambio de la luna parabrisas delantera, conlleva especial precaución, dado que, detrás del espejo retrovisor puede llevar incorporada una cámara de detección de peatones o de cambio involuntario de carril y una ligera variación en el pegado de la luna puede provocar que el sistema nos de problemas.

Si el vehículo incorpora sensores de aparcamiento, van instalados en los paragolpes. Es fácil encontrarlos ya que suelen ir alojados en unos orificios practicados en éste y en un número determinado.

No obstante, la cantidad de estos sensores varía dependiendo si solo cumplen la función de avisar acústicamente al estacionar de forma convencional o si miden la plaza de aparcamiento asistido.

En el caso de necesitar una mano de pintura en el paragolpes. Es necesario seguir a rajatabla las instrucciones de los fabricantes de vehículos.

Es importante recordar que los sensores no deben ser pintados, porque aplicar más capas al sensor puede provocar fallos en su funcionamiento y lo recomendable es desmontarlos para evitar se depositen capas adicionales de pintura.

Otros de los sistemas que se incorporan en los vehículos son los radares, que sirven para detectar la distancia ente el vehículo y el peatón u objeto.

Estos están incorporados tanto en la parte delantera y como en la trasera del vehículo con anclaje fijo al chasis o carrocería. Ante un impacto, el radar puede sufrir daños o, incluso, nos pueden causar daños los propios conductores de otros vehículos que al estacionar  golpeen a nuestro coche.

En caso de tener que sustituir el paragolpes, si el radar va colocado en la carrocería, no habrá que realizar ninguna operación de regulación o calibración del mismo.

Si la carrocería de tu coche necesita un arreglo, con la calculadora online de CertifiedFirst puedes obtener un presupuesto orientativo en función de los daños de tu vehículo y contactar con tu taller más cercano de la red de expertos en chapa y pintura para ponerla a punto.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *