PlantillaImagenPostsBlog

Las carrocerías de algunos de los modelos más locos que han salido de las fábricas de coches

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Los laboratorios de I+D+i de las grandes automovilísticas no paran de darle vueltas a los diseños y prototipos de los vehículos. En muchas ocasiones, los bocetos quedan en papel mojado y, en otras, salen al mercado…

Un último paso, donde no está todo ganado. Muchas apuestas se convierten en auténticos fracasos, aunque algunos de ellos pasan a ser grandes éxitos.

Culo gordo, es un insulto bastante usado, pero también es el sobrenombre del Renault 5 Turbo. Este coche galo fue diseñado por Jean Terramorsi y posteriormente por Marcello Gandini.

coches-produccion-son-burradas-2198069

Una de sus características es que se extendió hasta los máximos niveles, de ahí su apodo: culo gordo. Una imagen exterior que llamaba la atención, pero lo más llamativo es el color de su interior y, sobre todo, un cuadro de instrumentos con diez relojes circulares.

Equipaba el motor de cuatro cilindros en línea derivado del R5 Alpine, sobrealimentado con un turbo Garret T3, pero colocado en posición central trasera.

Siguiendo en la casa gala, otra de sus apuestas más locas fue el Clio V6. Un coche poco normativo y que vio la luz por primera vez en 1998 en el Salón de París.

Ahí llegó el prototipo, pero, finalmente, pasó a la línea de montaje y llegó a producción. Montó una carrocería 171 mm más ancha y 55 más baja, un motor transversal V6 24V (230 CV) colocado en posición central, por lo que se suprimían los asientos; y algunas de sus piezas realizadas en composite.

Citroën, Mercedes…

Las factorías de Francia han dado auténticos modelos “de locos” como dicen hoy en día los más jóvenes. En el país vecino, Citroën creo el BX 4TC.

Tan solo se fabricaron 200 unidades, pero su éxito fue, más bien, efímero, ya que solo se vendieron poco más de la mitad de las ensambladas en las fábricas de la compañía gala.

Su imagen daba claras señas de lo que suponía este coche con motor de 200 CV: capó con joroba, carrocería ensanchada y paragolpes específicos.

Además, su construcción fue realizada para cumplir el requisito de unidades de homologación para participar en la categoría del Grupo B.

Otra de las locuras europeas llega de la mano de Mercedes. De la mano de AMG, la factoría alemana creó el Mercedes 300 E 6.0 AMG “The Hammer”.

Bajo el capó se encontraba un V8 6.0 de 385 CV y 556 Nm de par con el que aceleraba de 0 a 100 km/h en solo 5,3 segundos y alcanzaba la velocidad máxima de 300 km/h.

Pero, el exterior aún era más impresionante con llantas y alerón posterior incluido, nuevas suspensiones y frenos todavía aún más grandes.

El Plymouth Prowler

Por último, ponemos el foco en una carrocería muy particular. Chrysler viajó al pasado con la intención de rescatar los hot-road. Es así como nació el Plymouth Prowler, un vehículo que por su diseño sorprendió, para bien o para mal, a propios y extraños.

A esa estética arriesgada le acompañaba un motor V6 3.5 de 214 CV. En 1999, el bloque fue potenciado hasta los 253 CV, año en el que, por cierto, se vendieron más unidades: 3.921 (11.702 en total desde 1997 hasta 2002).

Tú también puedes tener una carrocería “de locos”. Con la calculadora online de CertifiedFirst puedes obtener un presupuesto orientativo en función de los daños de tu vehículo y contactar con tu taller más cercano de la red de expertos en chapa y pintura para ponerla a punto.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>