PlantillaImagenPostsBlog

Cuidado de la pintura y la carrocería de tu coche: lavado a presión o túnel de lavado ¿cuál es mejor ?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Una carrocería en buen estado es un coche seguro. Esta es una máxima que cualquier conductor no debe olvidar. No es solo una cuestión estética, sino que también es importante de cara a la seguridad vial.

Pasar por el túnel de lavado o usar el lavado a presión son claves para poner a punto la ‘piel’ del vehículo, pero ¿cuál es mejor? En este post te damos las claves para no dañar la carrocería y dejar como nuevo el coche.

El lavado a presión para el coche es más económico y eficaz que el túnel de lavado. El primero es prácticamente inocuo (con matices) para la pintura del vehículo.

Además, te permite incidir sobre la suciedad persistente de la carrocería y te permite limpiar los bajos y los pasos de rueda, unas zonas que no son accesibles para el túnel de lavado.

Bien es cierto que has de vigilar la pintura del coche, ya que si está en mal estado, la presión del agua podría hacer saltar los restos de pintura deteriorados. El truco para evitar sustos, a parte de arreglar el desperfecto cuanto antes en el taller, es situar la manguera a una distancia mayor a la que se suele colocar normalmente. 

Autolavado, lo más cómodo

Lavar el coche en un túnel de lavado es la opción más cómoda y sencilla, ya que tan sólo debes colocar el vehículo en la posición indicada, introducir unas monedas y dejar que la máquina haga su trabajo.

Sin embargo, hay que recordar que el túnel de lavado está compuesto por una serie de rodillos, que, al entrar en funcionamiento están en contacto directo con la carrocería para eliminar la suciedad.

Es muy importante recordar que esta forma de lavado puede terminar dañando la pintura del automóvil, dejando unas pequeñas marcas que erosionan la capa exterior de la pintura y que se ven fácilmente bajo la luz directa del sol.

De ahí que sea la opción menos recomendable como método habitual para limpiar el coche. No obstante, cada vez son más los túneles de lavado que poseen rodillos compuestos por polietileno, un material parecido a las fibras textiles, y menos dañinos para la pintura y la carrocería de los coches.

¿Qué opción elegimos entonces?

Aunque el lavado a presión y el autolavado son los métodos más habituales, debes saber que existen mejores opciones para dejar el coche reluciente:

  • Lavado a mano: esta opción tan tradicional es la más escogida por los amantes de los coches. Este tipo de lavado es más caro si no lo haces tú mismo y requiere de más tiempo pero, sin duda, es el que mejores resultados ofrece… y la que mejor cuidará la carrocería de tu vehículo.

  • Túnel sin rodillos: esta otra alternativa es poco corriente pero existe en algunas estaciones de servicio o gasolineras. En este caso estamos ante un túnel de lavado en el que los vehículos se suben a una plataforma y pasan por debajo de un arco del que cae agua a presión.

No descuides el interior

Tan importante es el exterior como el interior. La aspiradora y la gamuza son las perfectas aliadas para dejar el habitáculo bien limpio.

Gracias a la aspiradora se podrán limpiar las alfombrillas y la superficie de los asientos y dejaremos el trapo para limpiar las zonas plásticas, el salpicadero, la guantera y los demás huecos.

Además, si de dispone de un pequeño compresor portátil conseguiremos sacar el polvo y la suciedad de los conductos del aire acondicionado.

Y si los asientos tienen manchas de grasa o de aceite, deberemos aplicar una espuma específica para tapicerías y frotar con una esponja o cepillo.

Tener la carrocería del coche en perfecto estado es tener un vehículo bonito y también seguro, no lo olvides. Con la calculadora online de CertifiedFirst puedes obtener un presupuesto orientativo en función de los daños de tu vehículo y contactar con tu taller más cercano de la red de expertos en chapa y pintura para ponerla a punto.

 

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>