¿Sabes por qué Citroën eligió el color amarillo para la carrocería de su 5HP Tipo C allá por 1922?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Los colores más comunes en los vehículos suelen ser negros o blancos. Si se quiere destacar, la respuesta es sencilla: buscar un color más llamativo. Esto es lo que pensó André Citroën que quisó hacer deslumbrar las calles de París (Francia) con su 5HP.

Corría el año 1922 y Citroën eligió el amarillo para su coche, una locura que acabó bajo el nombre de Petit Citron, pequeño limón en castellano. Así consiguió destacar entre el resto de vehículos parisinos y, además, la permitió aumentar la seguridad.

Un automóvil de color (amarillo, rojo, verde brillante, celeste…) era mucho más fácil de identificar tanto en las calles de la Ciudad de la Luz, donde en ese momento circulaban principalmente automóviles azules, negros o grises, como en el verde paisaje de la campiña francesa.

Sin embargo, este pequeño cambio supuso una revolución en la industria Citroën, ya que solo se fabricaban carrocerías negras. La razón por la que los coches estadounidenses eran exclusivamente negros no estaba estrictamente relacionada con una simple preferencia cromática, sino que se debía a que era el color que más rápido se secaba

El tiempo era oro y más en la cadena de montaje para ensamblar el mayor número de vehículo. 1955 fue el año del cambio: en el Salón del Automóvil de París, entre automóviles grises, negros y azules, el Citroën DS19 hizo su aparición en el stand en un impactante verde manzana combinado con techo blanco, en amarillo champán con techo berenjena (o a la inversa) y con interiores coloridos.

12-03-01-autostadtr-by-RalfR-25_6_7_8_9_fused_edit

Una revolución que incluso les llevó a cambiar los nombres de los colores, desde el Rouge Esterel, llamado así tanto en honor del diseñador como del famoso macizo de la Costa Azul, al Jaune Jonquille que se inspiró en la flor del mismo nombre, o el Bleu Nuage del cielo brumoso, el Vert Muscinée o el Orange Tenere, inspirados en el color de la arena del desierto argelino.

Estos colores estuvieron disponibles durante las décadas de los 60 y los 70 en toda la gama Citroën, incluso en modelos que se consideraban inadecuados para estas pigmentaciones.

Una vida a través del color

La década de los 80 estuvo marcada por tonos más sobrios, pero con la constante presencia en los concesionarios de la marca de la serie especial del Dyane y el 2CV, además del Charleston disponible en color burdeos y negro, amarillo y negro y en dos elegantes tonos de gris.

Más tarde, en los 90, llegaron los colores metálicos del Xantia y el XM: Rouge MandarinVert VegaBleu Mauritius, hasta llegar los años del 2000 con los tonos del C3 y el C3 Pluriel, este último claramente inspirado en los de los 70, como los tres colores de lanzamiento: azul, naranja y verde que recuerdan al Bleu PlatinéOrange Tenere y Vert Argenté.

Hoy, los diferentes modelos de la gama actual cuentan con una gran variedad de combinaciones, gracias a la opción de elegir numerosos colores de carrocería con el techo bicolor.

¿En qué estado se encuentra la pintura o la carrocería de tu coche? Con la calculadora online de CertifiedFirst puedes obtener un presupuesto orientativo en función de los daños de tu vehículo y contactar con tu taller más cercano de la red de expertos en chapa y pintura para ponerla a punto.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *