¿Sabes cómo se rellena un parte amistoso de accidente para no pagar sin tener la culpa?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

En España, cada siete minutos se firma un parte amistoso de accidentes. Un pequeño roce, un golpe accidental, todos acaban con la firma de una declaración amistosa entre los conductores para que los seguros se hagan cargo posterior de la situación. Al final del ejercicio se cierran 3,7 millones de estas acciones, lo que suponen más de 10.000 por día.

No es obligatorio, pero los expertos recomiendan realizarlo, ya que es un mero trámite y agilizará la reparación y la responsabilidad. No obstante, uno de cada cuatro incidentes no se resuelve de manera amistosa, porque no se rellena correctamente el parte.

¿Cómo se hace?

En todos los casos hay una serie de información que hay que señalar:

  • Fecha. Es necesario apuntar la fecha y la hora del siniestro.
  • Localización. Se recomienda indicar la ubicación con exactitud: bien sea en carretera.
  • Víctimas. Debe quedar registrado si hay o no víctimas. Un punto redundante, ya que la declaración pierde validez cuando hay víctimas en el accidente.
  • Daños materiales. Dos preguntas que se contestan con un sí o un no.
  • Testigos. Resulta clave contar con testigos: aunque al principio todo parezca claro y no haya dudas, siempre pueden surgir mientras duran los trámites de resolución. Imprescindible anotar nombre, dirección y teléfono.
  • Asegurado. Deben constar los datos del tomador del seguro: nombre, apellidos, domicilio, código postal y país.
  • Vehículo. Dato importante que debe figurar en el parte: la matrícula. La marca y el modelo, también, pero son menos relevantes.
  • Aseguradora. Para agilizar el proceso son imprescindibles el nombre de la compañía y el número de póliza.
  • Conductor. Este apartado no tiene mucho misterio: aquí se piden los datos que aparecen en el permiso de conducir.
  • Punto de choque inicial. En este caso, basta con señalar con una flecha el lugar del impacto.
  • Daños. Sirve para hacer un breve resumen de los daños apreciados en el vehículo.

En todos los partes, la columna central está reservada a seleccionar el motivo del incidente. Un apartado clave para que los seguros puedan comprobar qué ha ocurrido y quién tiene la responsabilidad. Además, luego la información se puede completar en la casilla de observaciones.

A la hora de cumplimentara el documento, las aseguradoras recomiendan escribir en mayúsculas y que sean fácilmente legibles. Además, es importante tomar el mayor número de imágenes de los vehículos para adjuntar como prueba.

Por último, hay que remitir la documentación a la compañía aseguradora en un plazo máximo de siete días.

¿La carrocería de tu coche necesita una reparación? Con la calculadora online de CertifiedFirst puedes obtener un presupuesto orientativo en función de los daños de tu vehículo y contactar con tu taller más cercano de la red de expertos en chapa y pintura para ponerla a punto.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *