La carrocería del Lamborghini más futurista incorpora fibra de carbono… ¡que se repara sola!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Tecnología y automoción son dos conceptos que cada vez están más unidos. El coche del futuro se esperaba que volara, pero la industria del automóvil está explorando también otros caminos.

Y este es el caso de Lamborghini que colabora con estudiantes y profesores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y han presentado el primer fruto de esa colaboración bajo la forma de un concept car, con tecnología aún en desarrollo: el Lamborghini Terzo Millenio.

Esta unión con el MIT se centró en dos ámbitos. Por un lado, el almacenamiento de la energía y los materiales utilizados. Del primer apartado se encargaron el profesor Dinca y sus alumnos, y en lugar de optar por baterías, apuestan por los supercondensadores.

Estos pueden entregar una gran cantidad de energía y al mismo tiempo recuperar la energía cinética. Además, los supercondensadores no envejecen tan rápido como las baterías, haciendo que sean ideales para los coches.

No obstante, los supercondensadores serían la panacea de no ser porque no ofrecen la misma densidad de energía que las baterías para poder usarlos en coches.

Tecnología MIT

En el caso del Terzo Millenio, los supercondensadores alimentan cuatro motores eléctricos, uno en cada rueda, lo que le otorga tracción integral. Un motor por rueda no es novedoso, sin embargo la novedad radica en su ubicación.

lamborghini-terzo-exterior-1.334637

Los ingenieros intentan que la masa del coche se concentre en el centro del mismo, aquí Lamborghini pone los motores en las mismas ruedas, es decir a los extremos del coche. La idea es poder así dar libertad de expresión a los diseñadores y a los ingenieros de aerodinámica.

En cuanto al apartado de nuevos materiales, el profesor Anastasios John Hart, sus alumnos y Lamborghini trabajan en el desarrollo de una nueva carrocería en fibra de carbono capaz de almacenar electricidad.

El prototipo de superdeportivo combina baterías ultrafinas con la carrocería de carbono para alimentar su sistema de propulsión eléctrico, con lo que ha conseguido el envidiable objetivo de reducir el peso lo máximo posible.

Fibra de carbono que se repara sola

Este prototipo cuenta con una estructura en fibra de carbono y han conseguido que la carrocería se podría regenerar o arreglarse ella misma tras un pequeño choque gracias a microcanales que generan calor para derretir parte de la fibra y así tapar las posibles rajas. Así, el coche monitoriza continuamente su estado, buscando posibles daños y actuando para arreglarlos al detectarlos.

Un objetivo básico en cualquier deportivo es que la estructura del modelo sea lo más ligera posible, lo que en la carrocería se ha conseguido empleando fibra de carbono, pero no de la manera tradicional.

De momento, las carrocerías no se pueden reparar solas y tienen que estar en las mejores manos posibles para evitar contratiempos. Con la calculadora online de CertifiedFirst puedes obtener un presupuesto orientativo en función de los daños de tu vehículo y contactar con tu taller más cercano de la red de expertos en chapa y pintura para ponerla a punto.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *