PlantillaImagenPostsBlog

Cuida la carrocería de tu coche: combustible y alquitrán, manchas que no debes pasar por alto

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Los años no pasan en balde ni siquiera para la carrocería de nuestro coche. Como sucede con los elementos mecánicos, la pintura también necesita una puesta a punto cada cierto tiempo.

La carrocería envejece con el paso de los años y a ello hay que sumarle la lluvia, el sol, las salpicaduras, los roces… Todos ellos dejan su huella. Si estás pensando en dar un lavado de cara a tu vehículo, encuentra tu taller CertiFiedFirst más cercano para dejarlo en manos de profesionales.

El buen estado de la carrocería es esencial para la seguridad vial y para tener el coche elegante. Un buen lavado es primordial, aunque recuerda que hay tener cuidado con el tipo de herramientas que usas para no dañar más la pintura.

Insectos, salpicaduras…

Tras un largo viaje, la carrocería en muchos de los casos queda marcada por los insectos que impactan sobre el coche o, como ocurre en otoño, las lluvias dejan manchada la pintura del vehículo.

Es importante estar atento a estas manchas, pero hay otras más perjudiciales para la pintura, ya que son difíciles de retirar. Entre ellas se encuentran el aceite, la gasolina y el gasóleo o el alquitrán de la carretera.

Ante estos inconvenientes, lo mejor es actuar lo más rápido posible, ya que son manchas que con el efecto del sol y del calor resultan de lo más agresivo contra la pintura y el barniz.

Cuanto más tiempo se deje pasar desde la formación de la mancha hasta su limpieza, más riesgo existe de que se produzcan y de que un lavado corriente no sirva a la hora de eliminarlas. Se necesitaría una limpieza más en profundidad con productos específicos que no dañen tampoco la carrocería del vehículo.

Uno de los problemas más comunes en cuanto a manchas difíciles en la carrocería de los vehículos son las que provienen de gotas o regueros de combustible. Normalmente suelen ser cerca de la tapa del depósito, pero, a veces, las gotas caen en otras zonas próximas a esa ubicación.

Cómo limpiar

Las manchas de combustible que se dejan de limpiar durante un largo tiempo pueden dañar la carrocería del coche de forma permanente.

Por ejemplo, si se nos ha derramado combustible al repostar, lo mejor es actuar inmediatamente y lavar la zona con un paño húmedo y jabón, y enjuagando a continuación muy bien la zona. podemos repetir esta operación varias veces hasta conseguir eliminar por completo la gasolina o el gasóleo.

Si no se actúa con rapidez es posible que tengamos que acudir a un producto específico o incluso a una limpieza especializada realizada por un profesional.

Otra de las recomendaciones pasa por ser la de utilizar productos que repelan la suciedad y las manchas, algo que ya se viene utilizando de forma habitual gracias a la nanotecnología.

Si observas algún desperfecto en la carrocería de tu coche, no dejes pasar más tiempo y pide cita en tu CertiFiedFirst más cercano para dejar perfecta la pintura de tu vehículo.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>