La tecnología, lista para proteger la carrocería en el coche del futuro

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

‘El futuro está por escribirse’ apunta el dicho popular y el taller 2.0 también lo está. Lo que sí queda claro es que las herramientas, al alcance de todos, serán más precisas y, por lo tanto, más tecnológicas.

Del mismo modo que las líneas de producción de los vehículos se hacen más futuristas, los talleres también viven su particular transformación digital. La precisión es una seña de identidad de los talleres de CertifiedFirst, pero la tecnología parece encaminada a llevar a su máximo esplendor esta característica.

Los laboratorios de Investigación y Desarrollo (I+D) de las compañías ya miran con ojos curiosos a la nanotecnología, ya sabes, esa tecnología que se dedica al diseño y manipulación de la materia a nivel de átomos o moléculas, con fines industriales o médicos, entre otros.

En nuestras publicaciones ya te hemos contado cómo las inclemencias meteorológicas, por ejemplo, afectan a la carrocería de nuestros vehículos.

Además, varios estudios señalan que una exposición prolongada y excesiva a los rayos solares daña la pintura y reduce su grado de coloración al menos un 5% cada año. Nada que no lo arregle una visita a nuestro centro CertifiedFirst más cercano para reparar estos daños.

Sin embargo, con los años, los talleres podrían convertirse en auténticos laboratorios de I+D. De momento, parece ciencia ficción, aunque esa es la idea.

Numerosas investigaciones ya apuntan a que la nanotecnología está preparada para, a través de productos específicos, proteger, por ejemplo, las carrocerías de los coches de los rayos ultravioleta que inciden directamente en ella cuando están aparcados en la calle.

Drones

¿Y si el coche lo pinta un dron? La respuesta a esta pregunta es que parece la última película de James Bond. Asusta pensar en una cuadrilla de drones moviéndose de forma sincronizada y pulverizando la pintura sobre un coche.

Parece una locura y lo es. Tiene muchos tintes épicos, pero estas pequeñas aeronaves ya sirven como ayuda a los mecánicos en los talleres. Equipados con cámaras, los drones en un corto vuelo pueden revisar los desperfectos del vehículo y trasladarlos a un ordenador, donde un experto chequea que todo está correcto y así proceder a una reparación.

Y si se habla de tecnología y siglo XXI hay que nombrar a la inteligencia artificial. De los creadores del reconocimiento facial llega a sus talleres el reconocimiento de carrocería. No, no es otro largometraje de Hollywood.

Esta es la apuesta de Audi, por ejemplo, que ha diseñado un sistema que detecta grietas en piezas durante el proceso de prensado. Aunque, en un futuro, una pequeña aplicación podría permitir calcular la cantidad de pintura, el color exacto y el número de capas necesarias para dejar en perfecto estado el vehículo y, además, ahorrar dinero al cliente. Todo ello con un smartphone.

La moda de la realidad virtual

Y en pleno desarrollo del 5G, esta nueva generación de tecnología también tiene su hueco en el taller. La pandemia provocada por la Covid-19 ha puesto de manifiesto la necesidad del uso de herramientas para, de momento, reducir al máximo el contacto entre personas.

La realidad virtual, aún en fase de pruebas para negocios, se presenta como una alternativa para hacer la primera revisión de los vehículos. Un vistazo al coche que en el futuro no será necesario hacer en el propio taller, sino que será a distancia.

Tan solo será necesario contar con gafas de realidad virtual que permitirán al mecánico ver todos los defectos de la carrocería del automóvil.

La tecnología también llega a los talleres para poner a punto la carrocería de tu coche. Sólo tienes que pedir cita con los expertos de CertifiedFirst para quitarle unos años de encima.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *