JPII

La historia de la limusina que usó Juan Pablo II y que repintaron con brocha

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Desde 1979, cuando se pregunta por el vehículo oficial del Papa, la respuesta es el Papamóvil. Término ya, incluso, aceptado por el Diccionario de la Lengua Española. Este nombre se popularizó después de que Juan Pablo II usara un Ford Serie D de color blanco, creado en Irlanda para ser utilizado por el Pontífice durante su primera visita a ese país aquel año.

Tras dicha visita, Juan Pablo II usó diferentes modelos, fabricados en los países que visitaba. Sin embargo, hay una cita dónde Juan Pablo II no se subió a un papamóvil.

El 2 de junio de 1980, Juan Pablo II pisaba Francia para visitar Lisieux, en Normandia. Su agenda incluía una visita a la basílica de Santa Teresa de Lisieux para cumplir con los ritos católicos previstos.

Sin embargo, para llegar al templo necesitaba un medio de transporte. Una ocasión especial, debieron pensar los altos mandatarios franceses, para sacar pecho de la industria gala.

Por aquel entonces, Giscard d’Estaing. presidente de la República Francesa, descolgó el teléfono y pidió a la todopoderosa Peugeot un coche para asistir a Juan Pablo II en sus trayectos.

La petición no se trataba de un pedido cualquiera, era clara y precisa: un 604 Limousine desarrollado por el carrocero Heuliez sobre la base de la berlina de alta gama de la marca.

Era el coche preferido por d’Estaing para sus visitas oficiales a otros países, y también era el buque insignia de la Francia de los 70 y 80. Sin embargo, el nacimiento de su versión papal no fue nada fácil.

El primer prototipo se presentó en 1978, su producción no comenzó hasta finales de 1979. A principios de 1980 estaban disponibles una decena de unidades realizadas sobre la base del 604 SL, 604 D turbo y 604 TI, y el color preferido por todos fue el gris ahumado metalizado.

Además, para la visita especial a Lisieux, Peugeot tenía que adaptar su 604 a las particularidades del invitado. La marca gala sacó del mercado la limusina número 9500010.

1a7a2dea-9522-7c17-d33b-41468e4289df

De la fábrica de Peugeot a las manos de Heuliez para reformar totalmente la carrocería de la 604, ya que la visita de Juan Pablo II implicaba una serie de modificaciones en la carrocería del vehículo.

Así, se le practicaron algunos cambios como instalar un techo corredizo, una barra de sujeción interna y una tarima en lugar de los asientos plegables. Una imagen totalmente nueva de la que tenía el automóvil recién salido de fábrica.

Pintado a brochazos blancos

Tras la visita de Juan Pablo II a Lisieux, la limusina Peugeot 604 fue enviada de regreso a Heuliez para eliminar todos los cambios realizados y devolverla a su configuración original.

Más tarde se reincorporó al parque de la marca gala, se vendió como vehículo de segunda mano y comenzó una nueva vida que la llevó a las costas del Mediterráneo en la década de los 90, concretamente a Marsella, donde fue reconvertida en una limusina de estilo americano.

Pintada de blanco y con brocha —también se le añadió una falsa antena de televisión en forma de boomerang en el capó trasero—, fue la acompañante de un fotógrafo que transportaba a parejas jóvenes recién casadas con presupuesto limitado.

En tu caso no es necesario que pintes con brocha tu coche y, quizá, no es buena idea. Lo mejor es dejarlo en manos de profesionales. Sólo tienes que pedir cita con los expertos de CertifiedFirst para quitarle unos años de encima.

 

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>