coche-otono

El otoño ya está aquí: así daña la pintura de tu coche (y consejos para evitarlo)

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

El otoño ya se deja notar con las primeras lluvias, el desplome de las temperaturas y la lenta, pero constante caída de las hojas. Una nueva estación donde hay que prestar atención al cuidado de la carrocería de nuestro coche.

Tras el verano, los meses posteriores suelen traer lluvias y también mucho viento. Cada vez es más frecuente escuchar la palabra ciclogénesis explosiva que puede provocar inundaciones y caídas de árboles.

Pero, también nos olvidamos de las hojas de los árboles. Aunque, su caída deje postales preciosas para los posts de Instagram, provoca un verdadero quebradero de cabeza a largo plazo en los coches.

Más allá de los posibles rayones en la pintura, una manta natural de hojas puede provocar corrosión en la carrocería. La caída de éstas va acompañada de la humedad típica producida por las lluvias o, incluso, por las heladas más tempraneras.

Además, esta acumulación provoca que, por ejemplo, se puedan taponar importantes vías de aire que permiten a los componentes del vehículo “respirar”. No es buena idea dejar que este manto cubra el coche, ya que, también, afectará a los sistemas eléctricos del automóvil.

Cuidado con las hojas, la resina, la melaza…

Sin embargo, el peligro no se queda ahí. Muchas hojas espoleadas por el viento caen antes de tiempo y no se han secado lo suficiente y es un problema añadido.

Recuerda no aparcar debajo de los árboles, ya que las hojas, la resina o la melaza no son buenos compañeros de viaje para la pintura del coche, pues acaban degradándola.

La  melaza es una sustancia pegajosa, transparente y brillante, que aparece en la superficie de las hojas. Cuando hay presencia de esta, significa que hay alguna plaga que está afectando a la planta. Además, deja pringado el suelo, los cristales y la pintura del coche.

La lluvia no limpia el coche

Tampoco debemos olvidar tener precaución con la lluvia. Hay que recordar que la lluvia no ayuda a limpiar la superficie de tu coche y menos aún si esta se produce conduciendo, ya que la erosión es mayor. Además, el barro, las piedrecillas y el efecto rebote de la lluvia no harán más que jugar en contra de la pintura del coche.

Recomendaciones

  • Mantenlo limpio. Quizá es la más simple, ya que un coche bien cuidado previene los sustos. Así que lo mejor es vigilar las hojas caídas, evitar charcos y observar cualquier imperfecto en la carrocería para limpiarla cuanto antes.
  • Evita los árboles. Nunca se puede elegir dónde aparcar el coche, ya que depende de muchos factores. La vía más rápida es tener una plaza de garaje, aunque esto es un privilegio que no puede disfrutar todo el mundo. Una solución está en tapar con una lona el vehículo y así evitas que se acumulen las hojas sobre la carrocería. Si tampoco se puede, lo más sencillo es retirar lo antes posible el manto de hojas secas para evitar males mayores.

Estos son los pasos para cuidar de la carrocería y tu coche con la llegada del otoño. Pero, si ocurre algún arañazo inesperado o se estropea la pintura no pasa nada. Solo tienes que pedir cita en cualquier taller de CertifiedFirst para un lavado de cara a tu vehículo.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>