Tan importante como la carrocería de tu coche ¿Sabes cómo cuidar el parabrisas en verano?

Tan importante como la carrocería de tu coche ¿Sabes cómo cuidar el parabrisas en verano?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Sabías que durante los meses de invierno, el cristal se contrae y con el calor se expande ligeramente? Estas oscilaciones, junto con los impactos que pueda recibir en la carretera pueden provocar la aparición de una pequeña grieta que acabe por cruzar de arriba abajo o de lado a lado el parabrisas. Además de prestar atención a su estado de conservación, en verano (en realidad durante todo el año) es importante llevarlo limpio para no mermar nuestra capacidad de visión ¿sabes qué cuidados debes tener en cuenta en esta época?

Como, ya vimos en un post anterior, el parabrisas, al igual que la carrocería, también puede sufrir la ‘invasión’ de restos de mosquitos, excrementos de aves, restos de resina o melaza de los árboles… Si bien estos no afectan de igual forma al vidrio que a la pintura de tu coche, sí son agentes que merman tu visión con lo que pueden llegar a ser un potencial peligro para tu seguridad…

Asimismo, la arena y el polvo son también ‘agentes peligrosos’ para el parabrisas, pues su poder abrasivo puede provocar microroturas que acaben agravando un deslumbramiento.

Consejos para cuidar el parabrisas en verano

Teniendo en cuenta todo lo anterior, y al igual que sucede con la chapa y la pintura, lávalo frecuentemente para asegurarte la mejor visión. Y no pienses que la lluvia te echará una mano. Un ‘chaparrón’ ocasional más que limpiar el parabrisas, solo lo ensucia más. Por un lado, el coche suele acumular polvo que tarda en limpiarse con la lluvia. Por otro, las nubes también suelen estar cargadas de polvo en esta época del año ¿Recuerdas lo que es la lluvia de barro?

Asegúrate de llevar suficiente líquido limpiaparabrisas para poder retirar los restos de suciedad que puedan llegar al parabrisas mientras circulamos. Y sopesa la posibilidad de utilizar uno que incorpore repelente de lluvia que, en verano, consigue también que los insectos y la suciedad se adhieran menos al cristal, facilitando su limpieza. Si no, hay otros productos que incluyen estas características y que puedes usarlos cada vez que limpies el parabrisas. Eso sí, pon atención a lo que compras y respeta siempre las instrucciones del fabricante.

¿Sabías que el limpiaparabrisas fue inventado por una mujer?

Eso sí, como ya te comentamos, haz un uso racional, ya que accionar los ‘limpias’ junto con el líquido si el cristal está sucio y cuando circulamos con el sol de cara no es una buena idea: durante un largo instante no veremos casi nada. Este efecto se acentúa, en gravedad y tiempo, con unas escobillas desgastadas.

De ahí el siguiente consejo: asegúrate de llevar las escobillas limpiaparabrisas en buen estado. Recuerda que, con el calor, el caucho del que están hechas puede cristalizarse y mermar su capacidad de barrido. Y un barrido con el parabrisas lleno de polvo e insectos, con unas escobillas desgastadas y la luz del sol (sobre todo, al amanecer o al atardecer) es sinónimo de quedarnos a ciegas al volante.

Por último, si aparece una grieta o impacto en el parabrisas, repáralo (si es posible) o bien sustituye la luna lo antes posible y antes de que ese parabrisas dañado acabe rajándose por completo y en el peor momento…

¿Afecta el calor del verano al parabrisas?

¿El verano hace que sea más probable que se agriete el parabrisas? Si bien el calor puede no afectar directamente, el verano puede desempeñar su papel en algunos daños que puede sufrir el cristal.

Las fluctuaciones de temperatura pueden empeorar el daño de un parabrisas perforado o agrietado. Ten en cuenta que las altas temperaturas o las fluctuaciones repentinas pueden agregar estrés al parabrisas. Esto puede afectar a una grieta de pequeño tamaño que puede hacerse más grande.

¿Y qué más peligros pueden acechar al parabrisas? En esta época del año no sólo hacemos más viajes por carretera, con lo que aumenta el riesgo de sufrir el impacto de cualquier objeto (grava, piedras…) proyectado por el vehículo que circule delante del nuestro.

Del mismo modo, también realizamos más actividades al aire libre. Y, dentro de estas, podemos llegar a circular por zonas por donde no pasaríamos el resto del año y que pueden tener el asfalto deteriorado o bien carecer totalmente de él. Por no hablar de los caminos de tierra o grava y que son un serio peligro para nuestro parabrisas. Y si añadimos el circular detrás de otro coche, los riesgos se multiplican.  Así que, en estas circunstancias, guarda aún más la distancia de seguridad.

Así que, ya sabes, en verano (y todo el año) pon atención al parabrisas de tu coche y si necesitas repararlo o sustituirlo acude a un profesional (también puedes encontrar el tuyo en CertifiedFirst, consúltanos).

Y si lo que necesitas es un taller experto en chapa y pintura, los profesionales de ‘Certi’ estamos para ayudarte. Además, con nuestra calculadora podrás obtener tu presupuesto en pocos clics y sin sorpresas ¡Pruébala!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *