¡Cuidado con la carrocería! ¿Sabes cómo sacar un coche de la arena?

¡Cuidado con la pintura y la carrocería! ¿Sabes cómo sacar un coche de la arena?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

El buen tiempo y las vacaciones del verano invitan a realizar todo tipo de actividades al aire libre. Entre ellas, ir a la playa para disfrutar del sol, el agua… Si para llegar hasta nuestro rincón playero deseado vamos en nuestro coche, recuerda que, además de estar prohibido circular por los arenales, el polvo, la arena y el salitre del mar serán serios enemigos para su carrocería. Y si a pesar de las advertencias, acabas con tu coche en la arena, ten cuidado: quizás no puedas salir

En la playa está prohibido circular con vehículos

En las playas españolas está totalmente prohibida la circulación de vehículos, así como acampar en las zonas de influencia, mientras que sí está permitido el estacionamiento en las zonas autorizadas. Por su parte, en el caso de tratarse de zonas no autorizadas, la Ley contempla sanciones de entre 50 y 150 € que pueden ser aún mayores si aparcamos en playas que estén en parques naturales.

Así, nuestra recomendación es que no metas tu coche en la playa. Además, la arena es traicionera y está más blanda de lo que parece, con lo que te puedes encontrar con que no seas capaz de sacar el coche. Sin embargo, a veces, ya sea por querer aparcar a pie de playa o simplemente por un despiste, también podemos vernos ‘de patitas’ con tu turismo en la arena y con problemas para salir.

Por eso, conviene que tengas en cuenta algunos trucos que pueden ayudarte a salir del atolladero…

2 buenos hábitos para que la arena no dañe la pintura del coche

Qué hacer para sacar el coche de la arena

Sacar un coche de la arena no es fácil y se vuelve casi imposible cuanto más enterrado esté, así que el primer consejo es que, si tras dos o tres intentos vemos que no salimos, mejor dejar de intentarlo: cuanto más escarbemos, más nos hundiremos. Acelerar e insistir sólo complicará más las cosas (y provocará más daños en la pintura). Además, en cuanto enterrarnos la ‘panza’ del coche y se apoye sobre la arena ya no habrá otra que llamar al rescate.

Desinflar los neumáticos

Para tratar de sacar un coche que está en la arena lo primero que debemos hacer es deshinchar las ruedas del eje motriz y dejarlas con poco más de 1 bar de presión. De este modo, se aumenta la superficie de apoyo y, al repartir un poco más el peso tiende a enterrarse menos, además de mejorar algo la tracción (recuerda volver a hinchar las ruedas en cuanto salgas del apuro).

Liberar las ruedas de arena

Si ya nos hemos enterrado un poco, retira la arena que haya por delante o por detrás de las ruedas (dependiendo de hacia donde queramos salir), de todas, no sólo de las motrices. Cuanto más le facilitemos al coche la escapatoria, mejor.

Si el firme es bueno o dispones de un buen gato, además de retirar la arena sería ideal elevar el coche un poco para calzar la rueda enterrada con lo que encontremos a mano (piedras, ramas…). Si hacemos esto y no estamos solos, cuando intentemos salir deberemos pedir a la gente que se aleje del coche, ya que es probable que la piedra o rama salga propulsada y pueda golpear a alguien.

playa arena coche

Mueve la dirección, pero…

Para buscar algo de tracción mientras intentamos sacarlo, conviene girar de un lado a otro la dirección (si es de tracción trasera, no lo hagas) para que las ruedas delanteras puedan encontrar algo de firme, pero no insistas demasiado: cuanto más movamos la dirección y aceleremos, más nos vamos a enterrar.

Pide ayuda para que te empujen

Si es posible, pide ayuda (cuantas más personas, mejor) para que te ayuden empujando el coche mientras intentas sacarlo. Eso sí, esto no siempre es suficiente. Si ya hemos enterrado mucho el coche no habrá más alternativa que llamar a la grúa o que tiren de nosotros con otro coche, pero mucho cuidado con esto…

Cuidado con los ‘remolcadores’

Si alguien nos ayuda tirando con su coche, debemos tomar varias precauciones. Y es que siempre tendremos el recurso de atar algo al gancho de remolcaje que tienen todos los coches y que alguien con otro vehículo tire de nosotros.

Si el coche no se ha enterrado en la arena, es fácil que salgamos del apuro con éxito solo con esta ayuda, pero debemos separarnos del coche y de la cuerda con la que nos estén sacando por si se rompe. Piensa que si nuestro coche está ya enterrado, aunque sea en parte, el ‘remolcador’ no sólo está tirando de él. También está llevandose los kilos de arena que abrazan sus ruedas, así que es posible romper el gancho de remolque (que no está pensado para estas fuerzas), la eslinga (o la cuerda que usemos si vamos menos preparados) o incluso dejar también atrapado al vehículo que nos intenta rescatar.

Recuerda: circular con tu coche por la playa, además de estar prohibido, puede ser una malísima idea. En el mejor de los casos, la arena y el polvo provocará microroturas en la pintura que, con el tiempo, pueden ser foco de corrosión. Y en el peor, además de la multa, puedes sufrir daños importantes tanto en la carrocería como en la mecánica.

Por último, no olvides, lavar tu coche tras un día de playa. Y si por muchos cuidados que le prestes, acabas necesitando una reparación en su carrocería, busca la ayuda de un profesional, la de los expertos en chapa y pintura: los talleres Certified First ¿Nos pones a prueba?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>