Cómo conseguir que el calor no arruine ni tu viaje ni a tu coche este verano

Cómo conseguir que el calor no arruine ni tu viaje ni a tu coche este verano

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Los meses de julio y agosto son perfectos para salir a disfrutar del buen tiempo y hacer escapadas con el coche a la playa o la montaña. Pero no todo son ventajas a la hora de ir en coche en verano, Así, una de las cosas más odiadas por los conductores es el calor que se acumula dentro del vehículo cuando no queda más remedio que dejarlo aparcado al sol.

Un coche expuesto durante horas a los rayos del sol puede alcanzar temperaturas tan altas que pueden causar averías, deteriorar la carrocería o el interior del habitáculo. De igual forma, el calor es un peligro para la conducción. De hecho, conducir con calor puede ser tan peligroso como hacerlo bajo los efectos del alcohol, porque provoca fatiga, somnolencia, se aumenta el tiempo de reacción ante imprevistos y el nivel de estrés.

Por eso, en tus viajes por carretera este verano, presta atención para que el calor no suponga un riesgo para ti, los tuyos o el resto de usuarios de la vía…

Para que el calor no arruine tu coche…

Por fuera

Por obvio que parezca, en verano intenta aparcar siempre en un lugar cubierto para proteger la pintura y la carrocería de tu coche de los rayos del sol. Si no es posible, busca una sombra para evitar la exposición a un calor extremo.

En la búsqueda de sombra evita los árboles, pues en muchas ocasiones aparcar en zonas arboladas no es lo más recomendable, ya que el polen, la resina, o los escrementos de los pájaros pueden acabar sobre la carrocería.

Asimismo, si vas a la playa, además del sol, evita os daños de la arena, el polvo o el salitre del mar ¿Cómo? No circules por arenales ni por zonas similares y lava frecuentemente el coche (con abundante agua, sin frotar, y evitando las horas de más calor). En realidad, el lavado periodico de tu coche (a mano) debería ser una costumbre todo el año y más en verano ¿Qué tal si lo enceras?

Man Washes His Orange Car At Car Wash On Clear Sunny Day. Cleani

Por dentro

Por otra parte, el sol y el calor también pueden arruinar el interior de nuestro vehículo (especialmente los elementos de plástico). Por eso es recomendable que uses parasoles que reducen el efecto de los rayos de sol, o, incluso fundas para cubrir completamente el vehículo.

Muchos de estos daños se pueden evitar si aparcamos en un garaje, si bien nada es perfecto, pues aquí te puedes topar con el ‘vecino torpe’ que te regale esos indeseables ‘golpecitos’ que te obliguen a pasar por el taller.

Y su mecánica

Por último, no olvides que las altas temperaturas favorecen el deterioro de ciertas partes mecánicas de nuestro vehículo. Por ello, es clave revisar el coche antes de viajar. En verano, presta atención especialmente a la carga de la batería, el estado de los neumáticos (presión y dibujo), así como los niveles (aceite, líquido refrigerante, limpiaparabrisas…), además del buen funcionamiento del aire acondicionado.

Para que el color no arruine tu viaje…

Si vas a conducir con calor, conviene adoptar algunas precauciones ya que éste eleva la temperatura del habitáculo y puede alterar tu capacidad para conducir al  causar fatiga y somnolencia, y derivar en agresividad, tensión y nerviosismo. Así, no olvides estas recomendaciones básicas para evitar los efectos adversos de las altas temperaturas dentro del coche.

El coche, bien ventilado

Antes de empezar a conducir, baja las ventanillas del coche para airear el habitáculo e igualar las temperaturas interior y exterior.

Racionaliza el uso del aire acondicionado

Al encender el aire acondicionado, nada de ponerlo a máxima potencia: mantén bajadas las ventanillas unos minutos. Y no orientes las toberas hacia cara y pecho.

Temperatura, la justa

La temperatura ideal se sitúa entre los 22 y 24°C. Así, para una mayor eficiencia y ahorro de combustible, evita viajar en las horas de más calor.

¿Influye la carrocería en el precio de la prima del seguro del coche? Parece que sí…

Bien vestido y bien hidratado

Utiliza ropa cómoda y holgada y un calzado que sujete bien el pie. Además, lleva bebidas frescas. Bebe con frecuencia pero no consumas alcohol: disminuye los reflejos, crea sensación de euforia y una falsa seguridad, incluso en niveles bajos.

Usa gafas de sol

Para evitar deslumbramientos o la mayor luminosidad en las horas centrales del día, usar gafas de sol (graduadas cuando sea necesario) te evitará algún disgusto.

Nada de comidas copiosas

Es conveniente ingerir una alimentación ligera, rica en proteínas y vitaminas, evitando las comidas grasas.

Descansa lo necesario

Para cada 200 km o 2 horas para hidratarte, airear el vehículo y relajarte. Y si en cualquier momento detectas síntomas de fatiga o somnolencia, detente inmediatamente para descansar o dormir, aunque sea unos minutos. En las paradas, busca zonas de sombra y no dejes a mayores, niños o animales dentro del vehículo, aunque no el coche no esté al sol.

Y, por su puesto, evita las distracciones (uso de tecnología, con los acompañantes, niños, mascotas… y respeta las normas. Con todo te asegurarás el mejor de los viajes y el mejor de los finales: llegar sin problemas.

Y si por mucho cuidado que pongas con la carrocería de tu coche, acabas necesitando la ayuda de un profesional, no lo dudes y elige a los expertos en chapa y pintura. Los talleres CertififedFirst estamos para ayudarte ¡Encuentra tu Certi de confianza!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>