Búnkers sobre ruedas: así son las carrocerías más seguras de los coches de reyes y jefes de Estado

Búnkers sobre ruedas: así son las carrocerías más seguras de los coches de reyes y jefes de Estado

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Los coches oficiales de presidentes, reyes y demás líderes mundiales deben ser tan poco ostentosos como seguros. No en vano, están expuestos a las acciones de terroristas o de enfermos mentales que pueden poner en riesgo sus vidas. Y es que son muchos los ejemplos a lo largo de la historia de personalidades que han perdido la vida en un atentado perpetrado mientras viajaban en un coche…

Desde el asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero del Imperio austrohúngaro y detonante de la I Guerra Mundial, al de John F. Kennedy, pasando por los más cercanos del almirante Carrero Blanco o Eduardo Dato, u otros ejemplos con finales menos dramáticos como el atentado perpetrado contra el Papa Juan Pablo II son sólo unos pocos ejemplos de jefes de Estado o de Gobierno que perdieron la vida en sus automóviles.

De ahí que, desde hace décadas, los fabricantes hayan desplegado todo su I+D para hacer coches cada vez más seguros, blindados y a prueba de balas y bombas.

El Mercedes-Maybach S600 Guard de Felipe VI

En la visita que Felipe VI y doña Leticia han realizado por toda España tras lo peor de la pandemia del coronavirus se ha podido ver el nuevo blindado de la Casa Real, un coche que acaban de estrenar los reyes y que está considerado el coche civil más seguro del mundo por su alto nivel de blindaje.

Se trata de un Mercedes-Maybach S600 Guard que ha sido adquirido por el Ministerio de Hacienda como parte del Parque Móvil del Estado. El vehículo, que también será utilizado durante las visitas a España de otros gobernantes extranjeros, fue adquirido en septiembre de 2019, como recogía el BOE el 19 de septiembre, donde se informaba de su precio de compra: 454.500 euros + IVA, lo que eleva el desembolso total a 549.945 €.

El alto nivel de seguridad que proporciona a sus ocupantes le permite cumplir con la certificación VR10, la máxima protección posible para vehículos no militares. En concreto, la carrocería y los cristales pueden soportar disparos de un rifle de asalto con munición reforzada de acero —las balas de núcleo endurecido de los fusiles de asalto de 7,62 mm, como el HK G36 del Ejército español o el AK47—.

Además, los bajos del coche ofrecen protección contra explosiones, al tener la calificación ERV 2010, que significa que una explosión equivalente a 15 kg de dinamita a 2 m de distancia no acabaría con la vida de los hasta cuatro pasajeros.

Con una longitud de 5.462 mm y una distancia entre ejes de 3.365 mm, no puede extrañar su enorme peso: 4,5 toneladas en vacío, más del doble que el Clase S de batalla larga. Esto se debe a todos los elementos y compartimentos blindados del vehículo, que están hechos a base de acero, kevlar y otras fibras compuestas. Para impulsar semejante mole se necesita un motor V12 de 6,0 litros que desarrolla una potencia de 530 CV para alcanzar una velocidad máxima de 290 km/h.

Los otros blindados en España

Hasta la llegada del Maybach, la Familia Real utilizaba un Rolls Royce Phantom IV, uno de las 18 unidades que se fabricaron entre 1950 y 1956. Este coche tiene un motor de ocho cilindros y se le atribuye una potencia que oscila entre 165 y 195 CV. Además, esta versión tiene un completo blindaje auxiliar y algunas otras modificaciones. Se calcula que tiene un valor de unos 360.000 €.

En cuanto al coche del presidente del Gobierno, a finales de 2017 fue Mariano Rajoy el que estrenó un Audi A8, con blindaje VR9. Con una potencia de 400 CV, el coche cuesta casi medio millón de euros.

Los blindados por el mundo

Cuando Mercedes-Benz construyó este blindado de Maybach en 2016 ya había recibido numerosos pedidos. Uno de los primeros ejemplares, si no el primero, fue para Alemania y desde entonces ha sido una de las ‘oficinas’ de la canciller Angela Merkel (aunque lo alterna con el Audi A8 L W12).

Casi al mismo tiempo, fue la Casa Real de Bélgica la que recibió ese modelo para proteger a su rey, Felipe I. Unos años más tarde, en 2019, el Estado Español aprobó la compra de esta berlina de cinco metros y medio de longitud.

Otra versión aún más grande y potente: un Mercedes Maybach S600 Pullman Guard (más de seis metros de limusina) causó ciertas turbulencias en Daimler cuando el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-Un, visitó con él a su homólogo ruso Vladimir Putin. La compañía se vio obligada a comunicar que desconocía cómo se había adquirido ese coche de casi un millón de euros al que no podía acceder por las sanciones comerciales.

‘The Beast’, el Aurus Sentat…

En cuestiones de seguridad hay una alta competencia mundial. Así, el presidente norteamericano Donald Trump estrenó a finales de septiembre de 2018 ‘La Bestia II’, un Cadillac One fabricado por General Motors, y que sustituía a la estrenada en 2009 por Barack Obama. ‘La Bestia II’ combina elementos estéticos de dos modelos de la marca de GM, el SUV Escalade y el sedán CT6.

Mientras,  parte,  Vladimir Putin presume de su Aurus Senat, que tiene una apariencia similar al Rolls-Royce Phantom; el presidente de China, Xi Jinping, se siente más que seguro en su Hongqi L5; la reina Isabel II de Inglaterra no se pasea si no es con su Bentley State Limousine, valorado en 10 millones de €; y su Primer Ministro viaja en un Jaguar XJ Sentinel.

Por último, una de las primeras decisiones del presidente francés Emmanuel Macron al llegar al Eliseo en 2017 fue escoger su coche oficial: un DS 7 Crossback, preparado para la ocasión y renombrado como DS 7 Crossback ‘Presidential’.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>