Adiós al Bentley con la carrocería de 2.600 kg y en cuyo interior no hay sitio para el plástico: sólo cuero, metal y madera

Adiós al Bentley con la carrocería de 2.600 kg y en cuyo interior no hay sitio para el plástico: sólo cuero, metal y madera

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

El Bentley Mulsanne ha llegado a su fin. Once años después de su regreso (y 40 desde su primer lanzamiento), el Bentley de las 2,6 toneladas de peso (y lujo) se despide después de más de 7.300 unidades (todas hechas a mano) y salidas desde 2009 de la planta del fabricante británico en Crewe (Cheshire, Inglaterra) para dar paso al nuevo Flying Spur

En los últimos 11 años, más de 700 personas han invertido casi tres millones de horas en la fabricación del sedán ultralujoso de Bentley. La producción de sus carrocerías requirió unos 42 millones de soldaduras por puntos y la creación de los interiores de cuero llevó más de un millón de horas. Además, los operarios han pasado casi 90.000 horas puliendo automóviles, después de pasar más de 4 millones de puntos de control de calidad individual.

El Mulsanne ‘moderno’

Desde el lanzamiento del Mulsanne —que debe su nombre a la Mulsanne Straight (Ligne Droite des Hunaudières, en francés), la recta de 6 km del Circuito de La Sarthe donde se disputan las 24 Horas de Le Mans y donde la marca logró 5 victorias entre 1924 y 1930—, su evolución ha sido constante.

Revelado por Bentley en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach en 2009, el Mulsanne moderno, desarrollado desde cero, presentaba un diseño exterior e interior único, un nuevo chasis y una nueva variante del icónico V8 de 6.75 litros.

Con una carrocería que alcanzaba los 5,575 mm de largo (5,825 mm en la versión de batalla extendida), todo era lujo y nada era casualidad. De hecho, en su interior no había lugar para el plástico y en él sólo podíamos encontrar cuero, metal y madera, ni siquiera en el maletero, terminado en cuero y alcántara.

Bentley Mulsanne 2009

Las primeras actualizaciones del Mulsanne se introdujeron en 2012. Nuevas características de diseño que incluían llantas de aleación de 21» y un habitáculo con detalles de cuero acolchado con patrón diamantado combinados con un gran techo solar de vidrio tintado y un enfriador de botellas.

La versión Speed se presentó en 2015 y contaba con una variante mejorada del motor V8 de 6,75 litros, que entregaba 530 CV y 1.100 Nm de par junto con una suspensión y dirección deportivas.

Un año después, la nueva familia Mulsanne se mostró en Ginebra, estrenando gran cantidad de actualizaciones para elevar aún más el estándar de lujo. En el interior, el nuevo Mulsanne también contaba con asientos rediseñados, nuevos adornos y apoyabrazos en las puertas, un exclusivo acabado interior en vidrio, y un nuevo sistema de infoentretenimiento.

La tercera variante de Mulsanne se desarrolló teniendo en cuenta al pasajero del asiento trasero. La extensión de 250 mm de la distancia entre ejes (desde 3.266 mm hasta 3.516 mm) ofrecía un mayor espacio para las piernas. Este aumento significativo en el espacio interior hizo, además, que su peso se fuera hasta los 2.751 kg frente a los 2.650 de la versión ‘normal’ y convirtió al modelo en una auténtica limusina de lujo.

La serie final ‘Edición 6.75 by Mulliner’

Para 2020, los vehículos de la serie final —limitada a 30 unidades— se bautizaron como ‘Edición 6.75 by Mulliner’, tomando su nombre del legendario motor de 6.75 litros, que este año también ha dicho adiós tras 60 años en producción.

Mulsanne-End-of-Production

La penúltima unidad producida —la última está envuelta en un absoluto secretismo— lucía una carrocería bitono, con el gris oscuro Tungsten como color principal combinado con el cobre Rose Gold en capó, techo y trasera. Con llantas de 21» con un acabado específico, parrilla Serenity y la característica figura que corona el capó en acabado oscuro, su destino será un afortunado cliente de EE. UU.

El primer Bentley Mulsanne

En 1980, Bentley había realizado importantes avances técnicos para dotar a sus vehículos de una mayor estabilidad, aceleración y potencia. La principal muestra de este desarrollo era el remozado motor V8 de 6.750 cc, que fue incorporándose a distintos modelos durante la década de 1970. Presentado ese año, el Mulsanne tomaba el relevo del T2 y su nombre dejaba clara su orientación.

En materia de diseño, Bentley apostó claramente por mantener la esencia de sus líneas por lo que el Mulsanne no supuso una revolución estética, sino que se preocupó por conseguir un diseño impecable y actualizado en base a las carrocerías más arraigadas en la marca inglesa.

A medida que avanzaba la década, Bentley fue mejorando también aspectos como la seguridad, para lo cual comenzó a incorporar el ABS en la mayoría de sus nuevos vehículos. Antes, la marca había alumbrado el Mulsanne Turbo (1982-1986), versión que no iba más allá a efectos estéticos pero que incorporaba un turbo que reducía ligeramente su peso, lo que le permitía rozar los 200 km/h.

El primer Mulsanne se mantuvo en producción hasta 1992, cuando fue reeplazado por el Brooklands, mientras la marca se centró en nuevos diseños que posteriormente darían origen al Azure (1995) y al Arnage (1998).

Bentley no es ajena a los nuevos tiempos y, tras su primer SUV, del que vendió unas 2000 unidades en 2019 (el 18% del total de ventas de la marca), el Flying Spur será su modelo ‘tope de gama’. Además, para 2023 tendrá una versión híbrida de todos sus modelos y en 2025 llegará su primer 100% eléctrico.

¿De qué color pintarías tu Bentley? En CertifiedFirst hacemos realidad tu color soñado… Y si sólo quieres restituir a tu coche su color original, confía en nosotros. Los expertos en chapa y pintura devolvemos a la carrocería de tu vehículo su mejor aspecto ¡Ponnos a prueba!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *