No te imaginas cómo era la limusina más larga del mundo…. ¡tenía hasta helipuerto y jacuzzi!

No te imaginas cómo era la limusina más larga del mundo…. ¡tenía hasta helipuerto y jacuzzi!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

El Libro Guinness de los Récords acoge casi cualquier cosa, desde asombrosas hazañas, hasta verdaderas joyas de ingeniería. Si te asomas a sus páginas es posible que un vehículo en especial llame tu atención, y no por ser un artículo de coleccionista, que también, sino por ser el automóvil más grande del planeta...

Obra de Jay Ohrberg

El nombre de Jay Ohrberg quizás no te suene de nada, pero es una de las referencias dentro del universo de los personalizadores de coches. Ohrberg (Illinois, 1939) trabajó como camionero en los años 70, transportando coches de exhibición por Estados Unidos y Canadá. Fue así como descubrió la veneración que tenía gran parte del pueblo norteamericano por este tipo de vehículos.

Así, se decidió a desarrollar diseños peculiares para construir sus propios coches de exhibición. Pronto comenzó a diseñar automóviles que no sólo eran de aspecto extraño, sino que se fabricaban con materiales que la gente veía su vida diaria. Esto le hizo ganar bastante dinero y le permitió seguir financiando sus propios proyectos y hacer vehículos de diseño cada vez más extraño.

Eso llamó la atención de Hollywood, que reclutó sus servicios para diversas películas y series de TV. De este modo, en su curriculum encontramos proyectos como el Ford Gran Torino de ‘Starsky & Hutch’,  el coche de ‘La Pantera Rosa’, el Pontiac Trans Am de  ‘El Coche Fantastico’ o el inolvidable DeLorean de ‘Regreso al Futuro‘.

Y no sólo eso, Ohrberg es el responsable del batmóvil de “Batman vuelve” (1992, en la que aparece Michelle Pfeiffer como Catwoman), del troncómovil de los Picapiedra de “carne y hueso” de la película de 1994; del Eco-1, la ‘ambulancia’ de los ‘Cazafantasmas’ (1984); de la furgoneta de las ‘Tortugas Ninja’ (1987); así como de la versión del “Coche Fantástico 2010″ de la TV movie de 1994.

‘American Dream’, la limusina más larga del mundo

Sin embargo, su experiencia se extendió mucho más allá del celuloide y la pequeña pantalla. En 1986 completó la que se convertiría en la limusina más larga del mundo, bautizada como ‘American Dream’.

Construida a partir de un Cadillac Fleetwood Eldorado Convertible modificado de 1976, ‘Sueño Americano’ medía 30,5 metros de largo (100 pies), pesaba 10 toneladas y podía albergar 72 asientos, lo que le permitió entrar en el Guinness. Además, contaba con dos motores V8, 24 ruedas —en 12 ejes repartidos en tres grupos de tres, cuatro y cinco ruedas por lado— y dos conductores, uno a cada extremo para simplificar la marcha atrás.

Como buena limusina, no escatimaba en lujos y contaba con jacuzzi, cama de bronceado, trampolín, cama de agua extra grande, así como una pequeña sala de estar adornada con encaje y candelabros. Causó tal sensación entre los poco discretos millonarios rusos, que encargaron hasta seis réplicas.

Además, contaba con un pequeño ‘green’ para jugar al golf, piscina, antena parabólica e, incluso, un helipuerto en la zona trasera. Otra de sus características era que estaba concebida para conducirse como vehículo rígido o articulado, dependiendo de las necesidades, con una solución en el centro de la carrocería y que permitía solventar los inconvenientes de ser el coche más largo del mundo.

Abandono y ‘resurrección’

Una vez concluida su aventura comercial, se convirtió en coche de exhibición que se paseaba remolcado en camiones con remolques de plataforma. Un empresa se encargaba de su alquiler (el precio rondaba los 8.900 euros al día), pero cuando la empresa terminó su contrato decidió no renovarlo. Entonces, ‘American Dream’ se abandonó durante años en un almacén de Nueva Jersey donde su creciente deterioro y el alto coste de su reparación impidió su restauración.

Reaparece en 2012 en una subasta ‘de salvación’ en un evidente muy mal estado. Y aunque ese parecía el final del camino de ‘Sueño Americano’, el Automotive Teaching Museum (Autoseum, en Mineola, Nueva York) lo adquirió en 2014 donde se ha utilizado hasta finales de 2019 para enseñar a sus estudiantes sobre personalización, diseño y reparación de vehículos.

Sin embargo, su periplo no ha concluido, ya que la limusina se ha dividido en dos y se ha reubicado en el museo de automóviles Dezerland Park en Orlando (Florida), para una restauración completa que podría concluir en la primavera de 2021, tras convertirse en una chatarra con ruedas, lejos de cómo lucía en sus años dorados como puedes ver en esta galería.

‘American Dream’ era una limusina descomunal a la que el abandono ha acabado por arruinar su carrocería. Para que esto no suceda a tu coche, practica un buen mantenimiento de su chapa y pintura. Y para ello, elige a los expertos, los profesionales de CertifiedFirst. Si buscas un taller de carrocería, aquí encontrarás tu Certi más cercano.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>