Jaguar XKSS, así era el primer superdeportivo, que enamoró a Steve McQueen

Jaguar XKSS, así era el primer superdeportivo, que enamoró a Steve McQueen

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Jaguar puede presumir de haber firmado algunos de los modelos más icónicos de la historia del automóvil. Uno de ellos es el XK120, si bien el honor de ser el primer superdeportivo de la historia (con permiso del Mercedes-Benz SL 300 ‘alas de gaviota’) recae en otro modelo mítico y con el que coincidió en el tiempo: el XKSS, que ‘enamoró′ al mismísimo Steve McQueen…

El primer superdeportivo

No es fácil establecer cuál fue el primer superdeportivo de la historia. Lo que está claro es que desde los mismos inicios de la automoción encontramos vehículos rápidos que competían en carreras, como el Mercedes 35 PS, considerado el ‘primer coche moderno’, además del primer Mercedes allá por 1901.

No obstante, no es hasta después de la II Guerra Mundial cuando los coches empiezan a superar con holgura los 200 km/h (cerca estaba el Bugatti Type 57 SC Atlantic Coupé de finales de los años 30), y que podrían ser considerados el primer superdeportivo. Este honor podría recaer en el mencionado Jaguar XK120,  en el casi desconocido Pegaso Z-102 Supercharged español y contemporáneo del Mercedes-Benz 300 SL y del protagonista de este post, todos ellos con motores que superaban esos 200 km/h.

Sin embargo, el Jaguar XKSS podría ser el elegido por aunar una velocidad punta declarada de 230 km/h y por ser un modelo que procedía de los circutos. Tanto, que practicamente era un coche de carreras que se podía matricular…

Jaguar D-Type

Del Jaguar D-Type al XKSS

La marca inglesa hizo debutar a su D-Type en las 24 Horas de Le Mans de 1954, ganando la prueba los tres años siguientes. Tras este gran éxito, Jaguar se retiró temporalmente de la competición como equipo oficial, al tiempo que decidió poner a la venta 25 unidades del D-Type que tenía en distintas fases de producción.

A estas unidades las llamó XKSS​ y apenas les introdujo unas pocas modificaciones. La puesta a punto de su motor Jaguar XK6 de competición no fue modificada, aunque se adoptó una protección contra el agua. Sólo se hicieron cambios menores a la estructura del D-Type: se añadió una puerta lateral para el pasajero, y se eliminó la gran aleta detrás del asiento del conductor, además de la separación entre los asientos del pasajero y el conductor.

Además, se añadió un parabrisas, rodeado con un marco de cromo, y ventanillas fijas en ambas puertas (también con marco de cromo). También se añadió una capota de tela plegable; parachoques delantero y trasero cromados; grupos de luces traseras iguales a los del XK140 montados en la parte trasera; tiras delgadas de cromo añadidas al borde de los carenados de las luces frontales; y un portaequipajes en la parte trasera.

Jaguar XKSS

El XKSS de ayer y de hoy

De las 25 unidades previstas, 16 fueron vendidas (la mayoría en los Estados Unidos). Sin embargo, las 9 unidades restantes —ya terminadas o casi—no tuvieron tanta suerte: un grave incendio la noche del 12 de febrero de 1957 en Browns Lane —la ‘casa’ de Jaguar— las redujo a cenizas.

Casi 60 años después, la marca anunció que completaría el pedido original de 25 unidades de 1957 construyendo, desde cero, las nueve destruidas por el incendio. Unas unidades que se empezaron a entregar en 2017 y cuyo precio de partida se situó en 1 millón de libras (unos 1,10 millones de € al cambio actual).

Cada uno de los nueve Jaguar XKSS necesitó 10.000 horas de trabajo desde el corte de la primera chapa hasta la entrega del coche completo, siguiendo los procesos de fabricación idénticos a los empleados en 1957. Incluso la aleación de magnesio de su carrocería fue la misma que 60 años atrás, igual que las soldaduras en bronce de su chasis tubular.

Los únicos elementos que se actualizaron fueron aquellos que tenían que ver con la seguridad de los ocupantes, como el depósito de combustible, fabricado en materiales más resistentes y con anclajes de seguridad.

Steve McQueen en su XKSS

El Jaguar que enamoró a Steve McQueen

Uno de los personajes que en su día se rindió a los encantos de este bólido matriculable fue el actor Steve McQueen, conocido, además de por sus trabajos en la gran pantalla, por su pasión por el motor y la velocidad. De hecho, se dice que le gustaba conducir este coche rápido, muy rápido.

McQueen adquirió su Jaguar XKSS en 1959, lo vendió diez años después, pero sus bonitos recuerdos del coche le hicieron recomprarlo y mantenerlo en propiedad hasta su muerte en 1980.

Este gesto dice mucho del Jaguar XKSS, ya que entre la colección de coches del actor norteamericano había, entre otros muchos, un Mercedes-Benz 300 SL o un Ferrari 250 GT Berlinetta Lusso. Además, además McQueen tuvo la oportunidad de exprimir en circuitos los mejores deportivos del momento: el Lotus 11 —el primer coche de carreras al que se subió—, el Porsche 911 —con el que corrió en la película Le Mans (1971)—, el Jaguar E-Type, el Ferrari 275 GTS, el Aston Martin DB5 o el Alfa Romeo Duetto Spider, entre otros.

¿Cuál es tu preferido? Algunos son auténticas joyas del automóvil y como tales hay que cuidarlas. De igual modo, debes cuidar la mecánica y la carrocería de tu coche. Y para hacerlo, elige los talleres CertifiedFirst, los expertos en chapa y pintura.

Y no importa dónde: si buscas taller de reparación de carrocería en Toledo, en Zaragoza, o en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Bilbao, Alicante… ¡no te preocupes! ¡Hay un CertifiedFirst cerca de ti! ¡Encuentra el tuyo!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>