El escultor que dio forma a alguna de las carrocerías más recordadas de la historia del automóvil

El escultor que dio forma a alguna de las carrocerías más recordadas de la historia del automóvil

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

La vida es una suma de imprevistos y casualidades. Nada presagiaba que Flaminio Bertoni, dibujante de talento, apasionado de la escultura y admirador de grandes genios como Leonardo da Vinci o Miguel Ángel desde su infancia, sería el creador de modelos que revolucionarían la industria del automóvil…

Bertoni y su talento

Flaminio Bertoni —no confundir con Giovanni Bertone, fundador en 1912 de Carrozzeria Bertone— nació en Masnago (hoy un barrio de la ciudad italiana de Varese) en 1903. Con 15 años, al fallecer su padre, entra como aprendiz en la Carrozzeria Macchi de Varese. Allí dio sus primeros pasos en el taller de carpintería, aunque pronto pasó al departamento de Hojalatería, donde se familiarizó con el trabajo de la chapa.

Al mismo tiempo, no olvidó sus inquietudes artísticas, simultaneando el trabajo con sus estudios en la Escuela de Bellas Artes. Enseguida destacó por su facilidad para el diseño, lo que le valió una invitación a un viaje de estudios a París, adonde llegaría a principios de 1923 para trabajar en varias empresas de diseño y construcción de carrocerías. De vuelta a Italia en 1925, Bertoni continuará trabajando para Macchi, ya como diseñador jefe, hasta establecerse por su cuenta en 1929.

Flaminio se habría quedado allí si el amor no hubiese llamado a su puerta. En 1931 conoció a Giovanna, con la que se fugaría a París huyendo de la oposición de su familia a esta relación. Cerró sus dos prósperos talleres de Varese y se llevó a Francia sus proyectos y su patente de un sistema de elevalunas neumático.

Tras pasar por la Société Industrielle de Carrosserie, que fabricaba carrocerías para Citroën, se presenta ante André, fundador de la marca francesa, quien lo contrató en abril de 1932. Su incorporación a la firma gala dio frutos desde el inicio y no tardó en ser nombrado jefe de Diseño, cargo que ocupó hasta su muerte en 1964.

La calandra del Citroën Rosalie

La primera propuesta de Bertoni fue situar en la calandra del Citroën Rosalie un doble chevrón de grandes dimensiones, como muestra de orgullo de marca.

A su llegada, se incorpora al equipo que trabaja en un modelo innovador, destinado a superar las ventas del Rosalie y asegurar el futuro de la marca. Para ello, contrata al ingeniero aeronáutico André Lefebvre, con el que formó un dúo mítico.

Citroen Avant

Citroën Traction Avant

Manos a la obra, Lefebvre se encargó de la mecánica (el modelo será precursor de la tracción delantera como reza su nombre) mientras que Bertoni debía optimizar su habitabilidad, ligereza de la carrocería y resistencia al aire.

El resultado fue el Traction Avant, primer vehículo de gran serie realizado sobre una carrocería autoportante.  En este modelo, Bertoni supo aprovechar su talento de escultor y sus conocimientos en el trabajo de los metales para conseguir una silueta aerodinámica, elegante e inconfundible. Tras el éxito comercial desde su lanzamiento en 1934, Bertoni se encargó de las versiones coupé, cabriolet y familiar. El modelo estaría en el mercado hasta 1957.

Proyecto TPV

A pesar del éxito, Citroën vive una aguda crisis financiera en 1935, que provoca la salida de su fundador, pasando el control a Michelin, Ese año. Pierre Boulanger, entonces director de la Oficina de Estudios de la marca, encarga a Bertoni y Lefebvre un vehículo que sirviera para que los campesinos franceses cambiasen el carro o la mula por el automóvil.

Así arranca el proyecto TPV (Très Petite Voiture, coche muy pequeño en castellano), pensado para el mundo rural. El TPV debía ser capaz de transportar por un campo sembrado 50 kg de mercancías, además de un cesto de huevos sin que se rompiera ninguno. También, debía ser fácil de conducir, tener poco mantenimiento y un mínimo consumo.

Citroen TPV

En septiembre de 1939, estaban listas 250 unidades con carrocería de aluminio ondulado, techo de tela, motor de 8 CV, arranque con manivela y un solo faro, pero la II Guerra Mundial obliga a paralizar el proyecto. Los unidades que no se destruyeron se ocultaron, algunas tan bien que no reaparecieron hasta 1995.

Durante la guerra, las fuerzas de ocupación ofrecieron a Boulanger información sobre el Escarabajo a cambio de los diseños del TPV, pero el entonces director general de Citroën se negó. Mientras, el desarrollo del 2 CV seguía en la clandestinidad.

Citroën 2 CV

Acabada la guerra, el proyecto se retomó: se modificó la carrocería y se apostó por una suspensión con muelles helicoidales con amortiguadores de fricción. Todo estaba listo para su puesta de largo.

El Salón de París de 1948 supuso la presentación del Citroën 2 CV. La prensa lo recibió con críticas jocosas por su aspecto. Sin embargo, en julio de 1949 comienza su producción y los clientes dejan en muy mal lugar a los críticos: tras los primeros meses, el plazo de espera llegó a tres años.

El público apreciaba que el 2 CV era idóneo para necesidades muy distintas. Se desenvolvía muy bien en ciudad, circulaba con soltura por caminos sin asfaltar, era espacioso para su tamaño, tenía 4 puertas y resultaba mucho más económico de utilizar y mantener que otros modelos de precio similar. Nacía un mito.

Citroën DS

Bertoni y Lefebrve darían un paso más para entrar en la leyenda con el DS, del que ya hablamos en otro post.  Para su creación, Bertoni trabajó intensamente, elaborando bocetos, diseños y maquetas muy diversos. La transición entre techo, maletero y aletas traseras fue su gran obsesión durante años y no encontraría el encaje final hasta pocos meses antes de su estreno en el Salón de París de 1955.

Para más gloria de Bertoni, en 1999 el DS fue eligido ‘Mejor objeto de diseño mundial del siglo XX’, toda una consagración para un escultor de talento que dejó su sello y revolucionó la estética del automóvil.

Otros diseños, como la furgoneta Type H o H-Van (1947) o su última creación, el Citroën Ami 6 de 1961, con su original ventana trasera de inclinación inversa, salieron de su mesa de trabajo.

¿Cuál te traerías a tu taller CertifiedFirst para cuidar de su carrocería? ¡Encuentra a tu experto en chapa y pintura! ¡Siempre hay un Certi cerca de ti!

 

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>