Model S 'Shooting Brake': así es la carrocería de un Tesla único en su especie

Model S ‘Shooting Brake’: así es la carrocería de un Tesla único en su especie

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Sabes qué son los coches ‘one-off’? Este término hace referencia a modelos de los que únicamente se ha fabricado un ejemplar. Generalmente, son vehículos producidos bajo petición de multimillonarios, aunque también se crean para festejar alguna celebración o aniversario. No obstante, en ocasiones no es necesario irse a hiperdeportivos de varios millones de euros para encontrar estos especímenes únicos en su especie…

Siendo puristas, no vamos a hablar de un ‘one-off’ propiamente dicho, pues existen dos modelos con el mismo nombre si bien ambos son únicos. Veremos por qué…

A finales de 2017, pudimos ver el resultado de un curioso encargo. En Norfolk (Reino Unido) una compañía carrocera (Qwest Norfolk) se había atrevido con una versión ‘shooting brake’ del Tesla Model S.

Antes de nada hay que decir que, aunque tanto a este como al que veremos después se les haya denominado ‘shooting brake’, en realidad son simples familiares. Y es que los ‘rancheras de caza’ son de dos puertas (te contamos en otro post por qué). Pero si a las berlinas fastback se les llama cupé de 4 puertas…

Volviendo al encargo, este había llegado de parte de Phil Hayton, un conocido periodista británico, que tenía un problema de espacio con su coche, ya que no era lo suficientemente grande como para llevar a su perro Ted. Entonces decidió convertir su berlina eléctrica en un familiar. Así que se dirigió al carrocero inglés, donde se pusieron manos a la obra. Se trataba de un proyecto único en el mundo con un Model S P90D (de 2016) como base.

Tesla ‘British racing green’

Poco después, otro carrocero se atrevió con otro encargo similar, si bien el diseño y los acabados eran bien distintos. Además, en esta ocasión, tanto el propietario (el coleccionista Floris de Raadt) como la empresa carrocera RemetzCar y el responsable de diseño (Niels van Roij Design) eran holandeses. Aquí, la idea era convertir el Model S en un ‘shooting brake’ dinámico, deportivo y elegante, más allá de aumentar el espacio de carga del maletero.

Tesla S Shooting Brake de RemezCar

El carrocero neerlandés (que cerró en 2018) era conocido por proyectos como el Audi A8 Executive (un A8 limusina mucho más largo de lo normal), un Range Rover de 6 ruedas o un Model S fúnebre. También modificaron el Audi A8 oficial del rey Guillermo Alejandro de los Países Bajos.

El Tesla de RemezCar es un Model S 85 de 2013. La primera idea fue intentar acoplarle la trasera de un Jaguar XF Sportbrake, pero la carrocería del británico es de acero mientras que la del Tesla es de aluminio. Hubo que optar, entonces, por otra solución que entrañase menos problemas: hacer una carrocería de aluminio completamente a medida.

El propietario también quería que el coche tuviera esencia británica, en homenaje a la tierra donde se originaron los ‘shooting brake’, de ahí el color ‘British racing green’ de la pintura del coche.

En cuanto al diseño, el cromado desde el pilar A hasta el pilar C es uno de los elementos centrales, y ayuda a crear una silueta más deportiva gracias a la línea descendente hacia el final de las ventanillas traseras y el pilar C. El portón trasero incluye un discreto alerón, que además esconde sutilmente el limpiaparabrisas.

En el interior, se volvió a tapizar el volante y los asientos en piel color crema, con costuras y prespuntes en color verde a juego con la carrocería, que combinan con inserciones en fibra de carbono.

Ahora está a la venta

Por lo demás, este Tesla S es idéntico a la berlina de serie, con la gran pantalla central como protagonista del salpicadero, aunque con algunas mejoras como la conectividad 4G, el puerto de carga Tipo 2 y otras para hacerlo más actual. Además, aunque el original es de 2013, cuenta con el paragolpes rediseñado de los Model S de 2016. En cuanto al tren propulsor, ofrece 428 CV de potencia y una batería de 85 kWh que cuenta con 65.000 kilómetros.

Ahora, su propietario ha decidido poner a la venta este coche único en el mundo. ¿Su precio? 185.555 euros más IVA. Una suma con la que podrías comprar, por ejemplo, un par de Tesla Model S Performance a estrenar.

Estas no son las únicas ‘versiones’ de carrocerías distintas que hemos visto en un Model S. Así, una empresa de California y especializada en soluciones de movilidad exclusivas, llamada ‘Big Limos’ ha cortado por la mitad uno ¿Para qué? Para convertirlo en eso, en una gran limusina, también la primera de su especie.

¿Qué te parecen estos trabajos de carrocería? ¿Y su pintura? Para que cumplan años y se mantengan como el primer día, hay que cuidarlos y reparar cuanto antes los daños que vayan surgiendo para evitar males mayores. ¿Es tu caso? Encuentra aquí tu taller de carrocería CertifiedFirst más cercano.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>