El descapotable con el que desfiló Yuri Gagarin tras su viaje al espacio sale a subasta... sin suerte

El descapotable con el que desfiló Yuri Gagarin tras su viaje al espacio sale a subasta… sin suerte

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

El miércoles 12 de abril de 1961, Yuri Gagarin se convirtió en el primer humano en salir al espacio. El astronauta ruso, a los mandos de la nave Vostok 3KA-3, orbitó durante algo menos de cuatro horas alrededor de la Tierra. Con esta gesta, Gagarin entraba en la historia de la humanidad y se convertía en todo un héroe y, como tal, fue recibido en Moscú dos días después…

Héroe… con suspense

A pesar de que el vuelo fue un éxito, éste pudo acabar en tragedia. En su regreso a la Tierra, la nave debía desprenderse de una parte, si quería hacerlo adoptando una orientación apropiada o terminaría convertida en una gran bola de fuego.

Durante 10 minutos, y sin poder actuar, la cápsula giraba violentamente. Había fallado el sistema automático de expulsión. Por suerte, con el calor generado durante la reentrada se debilitó el anclaje y se liberó la cápsula con Yuri en su interior.

Preparado para iniciar la expulsión y ya cerca del mar Negro, se deshace de la cápsula a 7.000 m de altitud. Debido a un error del sistema de frenado, no aterrizó en la zona prevista (a unos 110 km de Stalingrado, hoy Volgogrado), sino en la provincia de Sarátov. A las 10:20 de aquel día, Gagarin, tras salir despedido de la cápsula del Vostok, aterrizó en paracaídas cerca del pueblo de Smelovka.

Desfile triunfal de Yuri Gagarin

Desfile triunfal

Con esta gesta, Gagarin entraba en la historia de la humanidad y se convertía en todo un héroe de la Unión Soviética, que rivalizaba con los Estados Unidos en su carrera por pisar primero la Luna.

Dos días después, el 14 de abril, Gagarin pudo disfrutar del apoteósico recibimiento que le brindó Moscú. El astronauta nacido en Klúshino (provincia de Smolensk) en 1934, recorrió en un descapotable de color turquesa, engalanado con guirnaldas de flores, los 30 kilómetros que separan el aeropuerto de Vnúkovo del Kremlin, saludado en las calles por una muchedumbre que celebraba su hazaña.

El primer cosmonauta hizo todo el trayecto de pie en el coche, flanqueado por su esposa, Valentina, y el entonces líder soviético Nikita Jruschov. Aquel vehículo era un ZIL-111V, una limusina descapotable catalogada entonces como el automóvil de pasajeros más grande del mundo.

Así es el ZIL-111V

ZIL (Zavod imeni Likhacheva) fue un fabricante soviético de camiones y autobuses, y de limusinas, sobre todo, tras la muerte de Stalin en 1953. En sus vehículos buscaba siempre rivalizar con los Estados Unidos. De hecho, es indudable la inspiración del ZIL-111V en el Packard Caribbean.

Packard Caribbean classic

A diferencia de los vehículos a los que tenía acceso el pueblo ruso, los ZIL tenían interiores de alta calidad, con cuero y accesorios de madera pulida. El ZIL-111V estaba provisto de un motor V8 de 6 litros, automático y tenía un peso de 2,6 toneladas, que desarrollaba una velocidad máxima de 170 km/h.

La versión básica se denominaba ZIL-111, la ZIL-111A tenía aire acondicionado, mientras que la ZIL-111V era descapotable. De ahí que fuera la elegida por la URSS para el baño de masas de Gagarin. De esta última versión, sólo se fabricaron 12 unidades reservadas para los líderes comunistas y eventos especiales.

Fabricado en 1960, este ZIL-111V fue enviado cuatro años más tarde a Ereván, la capital de la entonces República Socialista Soviética de Armenia, para recibir la visita de Mohammad Reza Pahleví, el último sah iraní. En la exrepública soviética permaneció durante más de 40 años encerrado en un garaje estatal hasta que su actual propietario lo adquirió en 2005.

Desde entonces, no ha sufrido apenas cambios y, según su dueño, la pintura es la original. En su cuentakilómetros apenas suma 35.000 km.

A subasta sin comprador

Este descapotable soviético se fabricó entre 1959 y 1967 y se diferenciaba del Packard por tener 4 puertas en lugar de 2, y su mayor capacidad, para hasta 7 pasajeros. Según la casa de subastas Litfund, Jruschov regaló uno de estos descapotables a Fidel Castro y a Erich Honneker, quien fuera el máximo dirigente de la desaparecida República Democrática Alemana (RDA).

El pasado 15 de febrero de 2020, la casa Litfund sacó a subasta este ZIL 111v por un precio de salida de 2,9 millones de dólares

El 15 de febrero de 2020, este ZIL-111V salió a subasta por un precio inicial de 2,9 millones de dólares (casi 2,7 millones de €), si bien no encontró comprador, a pesar del espectacular aspecto que presenta.

Y para que tu coche se vea igual de espectacular, necesita los mejores cuidados de su carrocería… y no sólo por estética.

Así que si necesitas cualquier reparación en la chapa y pintura de tu vehículo, confía en los expertos: los profesionales de CertifiedFirst ¡Encuentra tu taller Certi de confianza!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>