¿Cómo afecta la primavera a la carrocería y a la pintura de tu coche? Consejos para cuidarlas

¿Cómo afecta la primavera a la carrocería y a la pintura de tu coche? Consejos para cuidarlas

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

La primavera está cada vez más cerca. Si bien el invierno no hay sido especialmente crudo, la llegada del buen tiempo y del cambio horario (con más horas de luz) invitan a ponerle nuestra mejor cara a la nueva estación. Sin embargo, la primavera no llega sola: insectos, polen, lluvia… le acompañan. Todos ellos, y otros más que veremos, son elementos que deterioran la chapa y pintura de tu vehículo…

Cada estación tiene sus propias características y, con ellas, elementos que tienen un impacto negativo en la carrocería de tu coche. Por eso, también en primavera conviene conocerlos y evitar que su impacto tenga consecuencias perjudiciales para la chapa y la pintura de tu vehículo.

Qué afecta a la carrocería de tu coche en primavera

La suciedad acumulada en la carrocería deteriora la pintura, afecta al tono de color y provoca la pérdida de brillo. Por ello, es fundamental, como siempre recomandamos desde CertifiedFirst, realizar una limpieza semanal en esta época del año para eliminar la presencia insectos, “cacas” de aves, polen, polvo…

Todos estos ‘agentes’ incrementan su poder corrosivo con el aumento de temperatura que se produce en primavera. Y los daños que se producen en la pintura pueden ser irreversibles.

La primavera supone el ‘despertar’ de la naturaleza, también de los insectos. Y si haces algún viaje tu coche acabará plagado de restos de insectos incrustados en la carrocería de tu coche.

Limpieza perfecta del coche, también en primavera: ¿en qué debemos fijarnos?

También supone una mayor actividad de las aves, por lo que hay más posibilidades de que la carrocería acabe ‘salpicada’ por excrementos de pájaros ¿Solución? Eliminarlas lo antes posible para que no queden marcas sobre la pintura.

Por eso, siempre que sea posible, evita aparcar debajo de árboles u otros lugares donde puedan anidar o pasar el tiempo… Y, hablando de árboles, aparcar debajo no es buena idea tampoco por la resina, pues los árboles que producen resina lo suelen hacer durante la primavera y el otoño.

¿Sabías que el polvo o el polen dañan la pintura? Pues la primavera se lo pone difícil a los coches que pasan algún tiempo estacionados en la calle y que acaban cubiertos por una capa de polvo amarillento.

Por último, la lluvia (y la suciedad que puede arrastrar, hojas de árboles o barro incluidos) tambiés son otros elementos a tener en cuenta. Así que no pienses que la lluvia estará haciendo el trabajo por ti si tocaba limpiar el coche y, de repente, se pone a llover: todo lo contrario.

Consejos para evitar daños en la carrocería

El mejor consejo realmente efectivo para cuidar mejor la carrocería de tu coche es lavarla periódicamente —lo ideal, una vez a la semana— con productos adecuados, que no dañen la pintura ni la chapa. Y si el lavado es a mano y con bayetas de microfibra estarás rozando el sobresaliente.

Las sustancias que hemos mencionado son difíciles de eliminar, sobre todo, en elementos del vehículo como bajos, matrícula, retrovisores, cristales, lunas…

En este sentido, no es aconsejable la limpieza en seco, ya que puedes producir graves daños en la pintura. Para retirar sustancias secas utiliza productos específicos y rasquetas que no rallen la superficie.

¿Sabías que el chorro del lavado a presión puede hacer saltar la pintura?

Si optas por el lavado a presión, usa primero espumas que ayuden a disolver la suciedad, y programas de prelavado con productos adecuados para reblandecer resinas, deposiciones de pájaros…

Y para acabar el trabajo, aplica cera a la carrocería si han pasado al menos cuatro meses desde que lo hicieras la última vez. Con el encerado se cierran los poros de la pintura, añadiéndole una protección adicional con una película protectora que ayuda a mantenerla en perfecto estado durante más tiempo. Además, con el uso de las ceras también facilitas un secado sin gotas, potenciando el brillo.

Por último, en la fase de secado, la última recomendación: no dejes secar tu coche al sol, mejor hazlo con secadores automáticos o gamuzas especiales para secado. Y es que el sol crea unas manchas en la pintura que afearán la limpieza y, además, el calor y los rayos UV tampoco son especialmente ‘benévolos’ con ella.

Tampoco lo seques en marcha porque se incrustará suciedad nueva en las zonas húmedas. Y si por muchos cuidados que le des a su carrocería, acabas necesitando una reparacion de chapa y pintura, elige a los talleres expertos de CertifiedFirst.

Y no importa dónde lo busques, ya que, sea donde sea ¡hay un CertifiedFirst cerca de ti! ¿Buscas taller de reparación de carrocería en Alicante? ¿Barcelona? ¿Quizás en Bilbao? ¿O es en Madrid, Sevilla, Toledo, Valencia, Zaragoza…?
No te preocupes ¡Encuentra el tuyo!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>