Youngtimers2

¿Qué coches son los llamados ‘youngtimers’ y por qué están de moda?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

El coleccionismo de coches nace prácticamente en los inicios de la automoción. Sin ir más lejos, era del dominio público que el rey Alfonso XIII tenía un concurrido garaje. Asimismo, la pasión por coleccionar ‘viejas joyas’ ha perdurado hasta nuestros días. Sin embargo, coleccionar coches antiguos no está al alcance de cualquiera y, desde los años 90, se ha ido imponiendo otro tipo de coleccionismo… 

¿Qué son los coches ‘youngtimers’?

El fenómeno del coleccionismo de coches ‘youngtimers’ nace en los años 90 del siglo pasado, principalmente, entres jóvenes de Alemania, Austria y Francia, que buscaban adquirir coches ‘antiguos’ pero que no tenían la ‘solera’ suficiente para ser considerados ‘clásicos’.

Son los ‘youngtimers’ (clásicos modernos o clásicos jóvenes), un término acuñado en contraposición a los ‘oldtimers’. Hoy, los VW Golf GTi Mk I, II y III, Ford Sierra RS Cosworth, Honda NSX o Toyota Supra estarían en esta categoría.

Al hablar de ‘clásicos’ no hay que confundirlos con ‘históricos’. Para matricular un vehículo como histórico en España, éste debe conservar su estado original (de fábrica) y tener al menos 30 años. Esto conlleva ventajas como exenciones fiscales, seguros más económicos y menos ITV, aunque también se suelen limitar los kilómetros que se pueden recorrer.

Mientras, un ‘youngtimer’ puede tener menos de 25 años e, incluso, se gana los galones ya desde antes de ‘nacer’.

VW Golf GTI Mk II

¿Y por qué están de moda?

La digitalización en el coleccionismo de coches avanza de forma inexorable. Así, proliferan las plataformas online y las aplicaciones que permiten seguir subastas a distancia, ofreciendo a los más jóvenes otra vía para comprar el coche de sus sueños. Y es que los ‘youngtimers’ son más accesibles para sus bolsillos.

Además, los ‘youngtimers’ no están tan regulados como los clásicos, por lo que existe una gran variedad de accesorios y mejoras al alcance de casi cualquiera.

Así, existen distintas tendencias de modificación de ‘youngtimers’ como los ‘rat’, que suelen incorporar una suspensión baja y carrocería modificada, aligerada y disminuida para mejorar su rendimiento y consumo. Los acabados estéticos son descuidados, llegando a simular óxido o metales en bruto con pinturas metálicas.

Mientras, los ‘old school’ se restauran tomando como referencia la estética de los ‘speedsters’ estadounidenses de los años 50. Sus trabajos de pintura y cromado pueden llegar a ser minuciosos y costosos.

También están los tuning (tuneados), categoría en la que cabe una amplia gama de modificaciones, si bien no siempre se pueden relacionar con acabados exquisitos y gustos refinados, y sus detractores son casi tan numerosos como sus entusiastas.

Youngtimers o clásicos modernos por ‘categorías’

Los ‘youngtimers’ alcanzan la categoría de ‘clásicos’, y son objeto de deseo de los coleccionistas por distintos motivos…

Por derecho propio

Hay coches que son llamativos desde el primer día, y que sus cualidades y su fama los convierten en clásicos en pocos años. Como ejemplos tenemos los antes mencionados: VW Golf GTi Mk I, II y IIIMercedes 300 SE W126Ford Sierra RS CosworthHonda NSX o Toyota Supra.

Ford Sierra RS Cosworth

Por inspiración

Un ejemplo sería el Porsche 911, del que hay numerosas generaciones y ediciones especiales. De entre las más recientes, una de las más deseadas es la del Porsche 911 Sport Classic de 2010. Tomando como partida un 997 mk2 se cogieron algunos detalles de diseño que lo hicieron único al evocar a un modelo muy especial: el Porsche 911 RS ‘Cola de pato’ (por la forma de su alerón trasero).

Además del alerón, los detalles que hacen al 911 Sport Classic tan especial y uno de los modelos más buscados son sus llantas imitando a las míticas Fuchs originales de los 70, 80 y 90 del 911, el techo con doble cúpula, las franjas decorativas o los faros delanteros con máscara negra.

El Mercedes AMG SLS también es otro claro ejemplo. En este caso, toma como seña de identidad principal un rasgo del diseño de uno de los mayores iconos de la marca: sus alas de gaviota.

Por su diseño

Algunos fabricantes, normalmente semiartesanos, se inspiran en modelos clásicos para crear los suyos. Un par de ejemplos de esta categoría son el Devaux Coupé y el Wiesmann. El Devaux es un deportivo que emplea la mecánica del Chevrolet Corvette y cuyas líneas se inspiran en modelos míticos de los años 30 como el Talbot Lago Tear Drop o el Bugatti Atlante.

Wiesmann, por su parte, ha buscado la inspiración en los roadster de los años 30 y 40 del siglo pasado para las líneas maestras de sus deportivos. Es la única reminiscencia al pasado, pues el resto del coche emplea las últimas tecnologías, materiales ligeros, motores de altas prestaciones…

Por su exclusividad

Automóviles como el Bugatti Veyron, Ferrari Enzo… nacen ya siendo un clásico por ser  producidos en series muy limitadas, al alcance de una minoría. No tan exclusivo, pero también al alcance de muy pocos está el Ferrari F12tdf.

Este modelo también se merece entrar en este grupo por algunos rasgos de su diseño, tomados de modelos míticos de la marca, como las 3 branquias tras los pasos de rueda traseros, heredados de los icónicos Ferrari 250 GTO y 288 GTO.

¿Te gustan los ‘youngtimers’? ¿Tienes uno y necesita un retoque o sólo buscas un taller de carrocería en Alicante para tu coche? ¿Quizás en Zaragoza? ¿O es en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Bilbao…? No te preocupes ¡Hay un CertifiedFirst cerca de ti!¡Encuentra el tuyo!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>