Otoño: consejos para evitar los daños de los enemigos de la carrocería de tu coche

Otoño: consejos para evitar los daños de los enemigos de la carrocería de tu coche

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Apenas hemos estrenado el otoño y, si pensabas que con el adiós al verano los ‘enemigos’ de la carrocería de tu coche se iban a ir a hibernar, tenemos una mala noticia: la pintura de tu coche mantendrá algunos ‘enemigos’ e incorporará otros ‘nuevos’. Por eso, es importante que los conozcas (y los evites) para preservar la pintura (y la carrocería) de tu vehículo. Pero tranquil@, en CertifiedFirst te vamos a ayudar con algunos consejos que esperamos te sean útiles… 

Los ‘enemigos’ de tu coche en otoño

Los días se acortan, regresan las lluvias, las mañanas son más frescas, los tonos marrones inundan parques, jardines, bosques… El otoño trae consigo elementos reconocibles, algunos con un posible impacto negativo en la carrocería de tu coche, mientras que, otros de esos ‘elementos’ siguen ahí todo el año…

Las hojas de los árboles

Es la imagen por excelencia del otoño. Los árboles de hoja caduca empiezan a perder sus hojas de cara al invierno. En algunas zonas, esta imagen idílica se convierte en todo un problema, pues las hojas en la carretera se vuelven muy peligrosas si están húmedas. Lo mismo pasa en tu coche. Aunque son más fáciles de retirar, las hojas secas también son dañinas

La humedad y el frío

Con el otoño vuelven las lluvias y bajan las temperaturas. La humedad, además de ‘aliarse’ con las hojas de los árboles para dañar la pintura de tu coche, también hace de las suyas, especialmente si encuentra zonas desprotegidas de la carrocería, donde puede provocar la aparición de corrosión, óxido… Y con el frío aparece la escarcha ¡Ten cuidado si intentas retirarla de la carrocería!

Quiero pintar el coche: ¿lo cubrirá mi seguro?

El sol

Aunque la incidencia de las altas temperaturas (si bien en algunas zonas, los 30ºC se alcanzarán incluso en noviembre), y la de la radiación ultravioleta (su nivel más alto se suele dar entre finales de junio y finales de agosto) irá disminuyendo, el barniz de la pintura de tu coche seguirá expuesto a sus efectos…

La sal

Si vives cerca del mar, este ‘enemigo’ convive contigo todo el año. Sin embargo, en áreas de interior la sal que puede dañar la pintura y la carrocería de los coches es la utilizada para evitar el hielo en las carreteras. Y es que en muchas zonas, las primeras heladas llegan ya al comienzo del otoño y se extienden hasta bien entrada la primavera… Y con ello, el uso de la sal en las carreteras…

La resina

¿Recuerdas lo que te contamos de la resina y la melaza? Hasta que no llegue el invierno, el pulgón y otros insectos aún tienen ‘cuerda’ para ‘acosar’ a los árboles. Por eso, tanto la resina de las coníferas como la melaza de tilos y otros árboles serán ‘enemigos’ habituales para la carrocería de tu coche…

Polvo, ‘cacas’ de pájaros…

La humedad es mala para la pintura de tu coche pero si no llueve, también lo es el polvo, la contaminación… Y los pájaros no dejan de hacer ‘sus cosas’ porque llegue el otoño…

Consejos para evitar daños en la pintura en otoño

Con todos estos enemigos, ya ves que no deberías descuidar la carrocería de tu coche por mucho que haya llegado el otoño. Por eso, desde CertifiedFirst te ofrecemos algunos consejos para cuidarla:

1.- Lava el coche con frecuencia.

Suena repetitivo, pero es tu mejor arma para evitar que cualquiera de los ‘enemigos’ de la pintura y la chapa de tu coche ‘haga su agosto’ en pleno otoño ¿Hace mucho que no enceras el coche? No sería mal momento…

Pintura para 'dummies': cuál es el color del coche más fácil de mantener

2.- Retira las hojas lo antes posible.

Y más si están húmedas. Recuerda: la alianza de las hojas y la humedad acaba dañando a la pintura. Además, las hojas ‘captan’ otros agentes (partículas en suspensión, suciedad…), que pueden acabar pasando a la pintura. Lo mismo vale para resina, las deposiciones de aves

3.- … y el barro, la sal…

Igualmente, retira cuanto antes estos otros enemigos de la carrocería de tu coche. Y es que, tan dañinos como las hojas de los árboles pueden ser el barro o la sal de la carretera, especialmente para los bajos de tu coche. Lo mismo vale para resina, las deposiciones de pájaros…

4.- Evita los árboles.

Intenta no aparcar debajo de ellos para que ni la resina ni las hojas pueden dañar la pintura de tu coche. Si puedes aparcar bajo techo…

5.- La lluvia no ayuda a limpiar el coche.

Y menos si nos sorprende conduciendo. Sobre todo, si lo hacemos detrás de un vehículo pesado, cuyas ruedas lanzarán, junto al agua que se acumula en la calzada, grasa, barro y grava que no harán ningún bien a la pintura de tu coche.

6.- Revisa el estado de la pintura y la carrocería.

Con el cambio de estación, conviene revisar la carrocería en busca de esas pequeñas imperfecciones que pueden pasar desapercibidas a simple vista. Su detección y reparación es imprescindible para evitar problemas posteriores.

7.- Y no olvides una puesta a punto.

Prepara tu coche para el otoño con una puesta a punto. Especialmente pon atención a los elementos básicos de seguridad como neumáticos, frenos, amortiguadores, iluminación, ópticas… (¿en qué estado están los faros?).

Recuerda que la pintura del automóvil cumple mucho más que un papel estético y que evitar su deterioro está también en tu mano. Confía el mantenimiento y reparación de tu automóvil a la red de expertos en chapa y pintura CertifiedFirst.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>