Koenigsegg Jesko, el coche de las 34 capas de pintura

Koenigsegg Jesko, el coche de las 34 capas de pintura

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Uno de los principales desafíos para cualquier taller de carrocería en una reparación es igualar el color de la pintura reparada al del original del vehículo para que dicha intervención pase desapercibida. En este sentido, los fabricantes de vehículos han ido complicando este proceso a los talleres, al introducir pinturas con efectos, cada vez más exclusivas. Así, sólo los mejores talleres, como los de CertifiedFirst, consiguen que dichas reparaciones no se noten.

De los acabados monocapa de los coches más antiguos, se pasó a las pinturas metalizadas o bicapa, hasta llegar a las tricapa, cada vez más comunes en los más modernos, incluso cuatricapa. Como puedes imaginar, los vehículos con pintura tricapa tienen tres capas: una capa base, una capa de pintura y otra capa de barniz transparente. Esto es suficiente para proteger la parte metálica de la carrocería, al tiempo que el automóvil adquiere un tono exterior espectacular.

Sólo se fabricarán 125 unidades del Koenigsegg Jesko.

34 capas de pintura

Como decíamos, en los últimos años, algunos fabricantes han ido introduciendo opciones de pintura increíbles. Por ejemplo, Bugatti ‘vistió′ el Veyron de L’Or Blanc, cubriéndolo de porcelana. Asimismo, BMW vendió 30 unidades del M3 pintado en Frozen Grey, una opción de pintura que costaba 20.000 dólares (algo más de 18.000 €). Los propietarios que optaron por esta pintura tuvieron que firmar un acuerdo con la marca por el que se comprometían, entre otras cosas, a que nunca lavarían su coche en un lavadero automático de vehículos.

No obstante, parece que estos trabajos de pintura palidecen en presencia del asombroso Koenigsegg Jesko. Creado con hasta 34 capas de pintura, su acabado podría considerarse como el mejor en un automóvil hasta la fecha.

Y es que la pintura del Jesko está formada por 20 capas en su base. Por encima, luce una capa de White Pearl, le sigue otra en tono champán, seguida de tres capas, cada una con destellos en gris, azul y verde. Y, por último, se aplican otras nueve capas de barniz transparente, tal y como ha desvelado Larry Kosilla, de AMMO NYC empresa detallista, encargada de poner a punto, limpiar y dejar impecable para un distribuidor de coches de lujo de Nueva York, el Jesko, que tras deslumbrar en el pasado Salón de Ginebra, se ha paseado por medio mundo.

Para hacernos una idea de cómo de espesa es esta pintura, Kossila utilizó un dispositivo de medición de espesor ultrasónico. Así, el espesor de la pintura en un Rolls-Royce, por ejemplo, es de poco más de 7 milésimas de pulgada, mientras que la del Koenigsegg tiene tres veces más pintura. Por su parte, un coche ‘normal’ suele tener entre 3,5 y 5 milésimas de pulgada, lo que demuestra lo asombroso del trabajo de pintura del Jesko.

Así es el Koenigsegg Jesko

El Jesko, el último hipercoche de la marca sueca, lleva el nombre del padre de Christian von Koenigsegg, fundador de la firma. Este modelo fue una de las estrellas en el Salón de Ginebra de 2019 al que llegó con 83 unidades ya reservadas —de las 125 previstas para ser fabricadas— , mientras que las 42 restantes se vendieron en los 5 días posteriores a su presentación.

El Koenigsegg Jesko, al igual que el modelo que va a reemplazar, el Agera RS, está concebido en un chasis monocasco de fibra de carbono y recurre al mismo propulsor: un V8 biturbo de 5.0 litros, pero que ha sido ajustado para ofrecer hasta 1.298 CV con gasolina convencional y 1.623 CV con biocombustible E85. Con carrocería targa, incorpora aerodinámica activa, que se materializa en su labio delantero o en su generoso alerón trasero.

Con carrocería targa, incorpora aerodinámica activa, que se materializa en su labio delantero o en su generoso alerón trasero

La producción del Jesko arrancará a finales de 2020 y, una vez comience, se fabricará una unidad por semana. Pese a su orientación para circuitos, las 125 unidades estarán homologadas para carretera para todos los mercados de Europa, América, Oriente Medio y Asia-Pacífico.

Al alcance de unos pocos

Desconocemos cuánto costará la pintura del Jesko, cuyo precio ronda los 2,5 millones de euros, pero podemos recordar que el color ‘Python Green’ (verde pitón) que Porsche sólo aplica a 5 unidades al año tiene un precio que supera los 82.000 €. Para conseguir este tono, Porsche aplica 9 capas de pintura, empleando imanes para alinear las escamas metálicas después de cada capa, más 3 capas más de barniz transparente.

Parece obvio que Koenigsegg ha ido más allá que la mayoría de fabricantes con su trabajo de pintura en el Jesko. Un acabado espectacular que pondrá a prueba al taller que tenga que reparar su carrocería ¿Necesita tu coche también una reparación? Ponnos a prueba.

¡Confía en nosotros siempre que necesites cualquier trabajo de repintado o carrocería! ¡Encuentra tu ‘Certi’ más cercano!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>