¿Sabes cómo reconocer un buen trabajo de pintura en tu coche?

¿Sabes cómo reconocer un buen trabajo de pintura en tu coche?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Mantener el brillo de la pintura de tu coche como el primer día no es tarea fácil. A pesar de que practiques un buen mantenimiento de la carrocería —lavándola frecuentemente, evitando (y eliminando rápidamente) los restos de sal, arena, excrementos, insectos… —, el paso del tiempo o un golpe, te obligará antes o después a pasar por el taller para la reparación de alguna pieza o un repintado completo. Entonces ¿sabrás identificar un buen trabajo de pintura en tu coche?

Recuerda que para mantener el mejor aspecto de la pintura, es necesario reparar más pronto que tarde esos golpes y arañazos que van surgiendo en el día a día. Y no subestimes esos pequeños daños: son frecuentes y, con el tiempo, pueden afear, y mucho, la pintura del coche, además de ser foco de corrosión.

¿Qué influye en un trabajo de repintado bueno (o malo)?

Son muchos los aspectos que influyen en el resultado final de un trabajo de repintura en el taller: la experiencia y formación del profesional que lo ejecute, el uso de materiales de calidad, las condiciones ambientales… Así, si la pintura y el resto de materiales no son de calidad o las herramientas o técnicas empleadas no son las adecuadas, será difícil obtener buenos resultados.

Y es que, en cualquier proceso de reparación se presupone el mejor trabajo posible. Sin embargo, en ocasiones el resultado final puede parecer correcto, pero a los pocos meses la degradación sufrida por la pintura muestra que ese trabajo no se ha realizado con la máxima calidad.

Verificar el pintado de una carrocería no es sencillo, pues el acabado final puede inducir a engaños. Sin embargo hay claves que nos pueden ayudar a detectar anomalías. En este sentido, a la hora de examinar la carrocería y pintura de tu coche, fíate más del tacto que de la vista.

¿Cuáles son los defectos que puedes encontrar?

Tras un trabajo de reparación de carrocería en el taller, los defectos que puede presentar el trabajo realizado son variados. Algunos de los más habituales son:

Proyecciones. Si al contemplar la pintura detectamos pequeñas partículas adheridas al barniz, no lo dudes:  ese proceso no se ha realizado en las mejores condiciones. El barnizado de la pieza se ha efectuado en un ambiente que contenía polvo o partículas en suspensión.

Tacto rugoso o poroso. Con el tacto también podemos examinar el acabado final. La aparición de superficies rugosas o porosas en el barniz  demuestran, por ejemplo, falta de material en esa zona, revelando cómo el proceso de pintado/barnizado se ha realizado de forma desigual y dejando zonas de la pintura sin proteger.

Diferencias de tonalidad y protuberancias. Cada color supone un reto para el pintor, y es que pintar toda la carrocería por igual es todo un desafío para conseguir los mismos matices y tonos. Algo que complicaron los metalizados, y aún lo han hecho más los perlados, nacarados, pinturas tricapa…

Si durante la inspección visual detectamos zonas donde los tonos varían, o donde palpamos cambios de profundidad, el trabajo realizado es defectuoso. Por regla general, los cambios de tonalidad responden a la aplicación de pintura de forma desigual. Mientras, la aparición de zonas con pequeños relieves en forma de gota u olas son síntoma de un exceso de pintura o barniz.

Confía sólo en los mejores profesionales

Sólo los mejores profesionales garantizan los mejores trabajos de reparación de chapa y pintura ¿Y dónde puedes encontrarlos? En los talleres CertifiedFirst.

Confía en la red de talleres expertos en chapa y pintura para realizar cualquier reparación en la carrocería de tu coche. Además, con nuestra calculadora podrás saber, incluso, lo que puede costar tu servicio antes de pasar por nuestros talleres ¡Pruébala!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>