Componentes del coche que sufren con el sol (además de la pintura)

Componentes del coche que sufren con el sol (además de la pintura)

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Nuestro país puede presumir de épocas de largas jornadas de sol. Algo muy apreciado por la mayoría, pero que también tiene algunos cuantos puntos negativos. Por ejemplo, la exposición a los rayos solares es uno de los factores externos que más daño produce en la pintura del automóvil.

Lo que ocurre es que la exposición a los peligrosos daños UV del sol es capaz de degradar la composición química de la pintura, de modo que la pintura de un coche que pasa mucho tiempo expuesto al sol pierde brillo, intensidad y parece envejecida.

Pérdida de brillo e intensidad de color y envejecimiento prematuro de la pintura del coche son algunas de las consecuencias de la excesiva exposición a los rayos solares…

Un buen hábito ara proteger la pintura del coche de la acción de los ratos del sol es encerar el coche una o dos veces al año. La cera aporta una protección extra a la pintura, como si le añadiese una capa adicional frente a los daños provocados por el polvo, la suciedad, el polen, las resinas, las caquitas de pájaros y el sol, entre otros.

Sin embargo, la pintura del coche no es el único componente que puede sufrir desgaste por el sol. ¿Conoces qué otros elementos del automóvil se pueden degradar por la exposición continuada al sol?

Las gomas del coche

¿Te has fijado en las gomas que están alrededor de puertas y ventanillas? Estas gomas, o burletes, sellan, por así decirlo, el interior del habitáculo. Son un componente discreto y realizan su función en silencio. El problema de estas gomas es que tienden a secarse y agrietarse con los años, tanto por la exposición al sol que reseca aún más estas gomas, como por el simple paso de tiempo. ¿La solución? Mantener lubricados e hidratados los burletes, de forma que evitaremos que se formen grietas y se pudran.

Plásticos, cueros y tapicerías del interior del coche

El sol parece “comerse” las cosas, ¿verdad? En una casa soleada, por ejemplo, con los años, se puede apreciar en qué partes del suelo o del sofá han incidido los rayos solares con mayor asiduidad porque parecerán decolorados.

El interior del coche también puede sufrir los estragos de la exposición solar. De ahí que muchos coches actuales tengan tintada la luna de forma que penetren menos rayos UV, o lo hagan con menor intensidad.

Para proteger los plásticos interiores del coche, de modo parecido a las gomas, hay que mantenerlos hidratados y limpiarlos con frecuencia.

Existen también limpiadores y protectores específicos para la tapicería del automóvil con protección frente a los rayos ultravioletas.

Los faros

¿Alguna vez te has planteado por qué acaban por amarillear los faros de los coches? El sol es, una vez más, uno de los factores que más influye en esto. Y es que las lámparas del automóvil están cubiertas por unas tulipas que suelen de ser de plástico. Mantener limpios los faros y aplicar productos con protección contra los rayos UV será lo mejor para mantener los faros en buen estado y evitar tener que pulir los faros demasiado pronto…

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>