Principios de diseño de las carrocerías que perduran en el tiempo

Principios de diseño de las carrocerías que perduran en el tiempo

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Las modas cambian, los gustos estéticos también, pero hay algunos elementos que se siguen persiguiendo a la hora de pensar y materializar la carrocería de un coche.

Desde los primeros tiempos, en los que las carrocerías eran muy similares a los clásicos carruajes de caballos, hasta los diseños más vanguardistas y futuristas que podamos ver en los últimos prototipos de turno.

Por supuesto, la carrocería ha ido evolucionando con el tiempo. Pero a menudo detrás de supuestas tendencias estéticas, lo que hay es la proposición de mejorar algo de la funcionalidad de la carrocería. Confort, reducir vibraciones, mejorar adherencia, seguridad…

El confort, la seguridad, el coste, el consumo y el diseño, los pilares de la evolución de las carrocerías

A medida que se han ido solucionando unos problemas, se ha trabajado para mejorar otros aspectos de la carrocería. Es una evolución constante ya que también los automovilistas cambiamos. Seguro que la idea de confort que tenía Henry Ford para sus coches no contemplaba el posavasos para los refrescos o un sistema para poder escuchar la música que llevamos en el smartphone… El confort cambia de apellidos (ergonomía, vibraciones, olores, climatización), pero siempre está ahí, como uno de los puntos clave a la hora de concebir un vehículo exitoso.

Un caballo de batalla frecuente ha sido el coeficiente aerodinámico. Con la optimización del coeficiente aerodinámico se consigue un menor consumo… y una mayor velocidad gracias que se reduce la resistencia de la carrocería. Un buen ejemplo, y muy famoso, de esto es la historia de las balas plateadas que te contamos aquí. Y que, por cierto, consiguieron mejorar su coeficiente aerodinámico gracias a la pintura del coche…

Pero ninguno de estos avances tendría sentido si no se piensan también desde la perspectiva de la durabilidad. La carrocería de la pintura debe tener la mayor duración posible, para lo que se han buscado los materiales más resistentes y estables en la lucha contra la corrosión.

Y no sólo eso: casi también desde el principio, a la hora de diseñar un coche, se ha pensado en posibilitar la reparación de los pequeños golpes de chapa. De ahí que las carrocerías puedan verse en cierta forma como paneles unidos que pueden descomponerse o separarse. Gracias a eso los talleres de chapa y pintura podemos trabajar de forma más rápida y eficiente.

Desde el punto de vista de la seguridad vial, los esfuerzos a lo largo de los años para hacer las carrocerías más seguras han sido muy diversos. Quizás el punto culmen ha sido la estructura de deformación programada, gracias a la que, en caso de impacto, la carrocería se deforma de manera pre definida para proteger a los pasajeros del vehículo. En los últimos años, la tendencia en seguridad vial en la carrocería es también tratar de minimizar los daños en caso de atropello.

“Los coches son las esculturas de nuestra vida cotidiana”. Chris Bangle, diseñador de automóviles.

Finalmente, la parte estética jamás se ha descuidado. Pero ya se sabe que el buen diseño es el que alberga buenas funcionalidades. Un coche estéticamente bonito pero incómodo o con grandes vibraciones o inseguro no sería respaldado por los automovilistas.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>