Braille en la carretera para facilitar la llegada del coche sin conductor

Braille en la carretera para facilitar la llegada del coche sin conductor

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Para que el coche autónomo sea una realidad en el día a día de los automovilistas, gran parte de los avances de la tecnología que lo hará posible se centran en conseguir evitar la “conducción a ciegas”. Si el automovilista no será quien lleve el volante, entonces el coche autónomo debe “ver”, debe recibir toda la información posible para que la conducción sea 100% segura.

Se habla de seis posibles niveles de conducción autónoma, pero sólo hemos llegado al segundo estadio.

Finalmente, los constructores de vehículos autónomos se han dado cuenta de que el éxito del coche sin conductor no depende sólo del desarrollo intrínseco del vehículo.

Las infraestructuras también cuentan, y mucho.

La cuestión del “ver y ser visto” en el coche autónomo está demostrando ser un hueso duro de roer.

La problemática no se da sólo en situaciones de climatología adversa (niebla, lluvia intensa) o en los momentos de oscuridad (noche, amanecer, atardecer).

Hasta el color de la pintura del coche ha sido estudiado para favorecer que los radares y sensores implicados en el vehículo autónomo obtengan la información del modo necesario.

Y es que las pruebas y estudios chocan contra una realidad complicada: los sensores y radares son menos sensibles que el ojo humano en condiciones complicadas de visibilidad. Es decir, la percepción de la máquina aún no ha igualado y mucho menos superado a la humana.

Por supuesto, todos somos conscientes de que muchos accidentes de tráfico suceden por errores humanos. Distracciones, excesos de velocidad, falta de mantenimiento…

Pero, si hay niebla, el ojo humano “ve” mejor y percibe más información que el “ojo” del coche autónomo.

¿La solución? Probablemente, hay muchas posibles.

En las últimas semanas saltaba a los medios la idea de un radar ultrapreciso que permite, configurado en el asfalto, geolocalizar con la máxima precisión al coche autónomo.

Braille en la carretera para facilitar la llegada del coche sin conductor

 

Algo así como un sistema de braille pintado sobre la carretera.

El sistema lo firma la empresa Autodrive, que está desarrollando sistemas para el ferrocarril y el coche autónomo.

La aplicación parece tan sencilla como “pintar” con una pintura negra y especial una serie de puntos en la carretera. Esos puntos no son percibidos por el ojo, pero no es necesario: están ahí para los sensores del coche autónomo. La pintura se endurece y tiene una duración de quince años. ¿Su coste? 2000 € por carril y kilómetro.

La Administración Federal de Carreteras de Estados Unidos ya se ha interesado por esta solución. Quién sabe si estamos próximos a ver las carreteras con esta suerte de “braille”.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>