¿El sol ha quemado la pintura de tu coche? La solución era prevenir…

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿El sol ha quemado la pintura de tu coche? La solución era prevenir…

Más vale prevenir que curar. Seguro que los ha oído / leído / te lo han dicho en muchísimas ocasiones. Y casi siempre es cierto, para qué nos vamos a engañar.

Resulta que sí, que la pintura del coche es un poco como la piel humana. Y el sol (o más concretamente los rayos UV) puede dañarla. Y vaya si lo hace…

Sobre todo en verano es más fácil y habitual que la pintura del coche esté expuesta de manera intensa al sol. No sólo porque el sol veraniego ‘calienta más’, sino también porque casi todos hacemos alguna que otra incursión a la playa, o al río, o al monte, o hacemos un viaje de unos cuantos cientos de kilómetros… ¿Conclusión? El coche está más expuesto que nunca al sol, durante más horas.

Y esto tiene sus consecuencias. Lo más frecuente es que las zonas más expuestas al sol pueden perder su color original, normalmente por pérdida de intensidad al haber resultado dañada la capa más superficial de la pintura.

¿La solución? Más vale prevenir que curar… Pequeños gestos como aparcar a la sombra, el lavado semanal y utilizar ceras protectoras son las mejores prácticas. Una vez el daño está hecho por supuesto tiene solución, pero pasa por repintar el coche. Un trabajo para los profesionales más cualificados en la ardua tarea de igualar el color, que no es moco de pavo.

Por eso, si a la vuelta de vacaciones tu coche no parece el mismo, hay zonas en apariencia deslavadas o como si estuviese pintado de varios colores lo mejor es que consultes en CertifirdFirst, la red de talleres expertos en chapa y pintura del automóvil. Hay una solución para ti. Y hay un taller ‘Certi’ muy cerca: lo encontrarás a un solo clic.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *