¿Sabías que la sal marina es el elemento más agresivo para la pintura del coche?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Sabías que la sal marina es el elemento más agresivo para la pintura del coche?

¿Alguna vez has pasado por algún embarcadero o club naútico y has tenido la oportunidad de ver los ‘bajos’ de los barcos? Si ha sido así probablemente hayas visto los estragos que causa la sal marina.

Y es que la sal es un potente agente corrosivo debido a la oxidación que genera en los metales. Si alguna vez se te han caído, por ejemplo, unas llaves al agua del mar habrás visto cómo se oxidaban y estropeaban.

Por eso no sólo hay que tener cuidado con la sal que se vierte en las carreteras en invierno para combatir el hielo; la sal de las zonas costeras y de playa puede dañar seriamente la chapa y la pintura de tu vehículo.

Por suerte, hoy en día los coches están mucho más protegidos frente a la sal y la corrosión en general, gracias a pinturas antióxido y al proceso de galvanizado.

La sal marina, al igual que la sal que se echa a la carretera en invierno, afecta más a menudo a los bajos del coche, las llantas y también la chapa (oxidándola más rápido), aunque puede dañar hasta componentes mecánicos, como los frenos, el tubo de escape, el radiador etc.

Respecto a la pintura, las consecuencias de la sal pasan por dañar el brillo y color originales.

Pero esto no significa que no puedas disfrutar de tu coche en zonas costeras. Tan sólo significa que debes poner cuidado y ser más escrupuloso en la limpieza, prestando mucha atención a las zonas habitualmente más inaccesibles y en las que podría acumularse la sal.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>