¿Sabías que el limpiaparabrisas fue inventado por una mujer?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Sabías que el limpiaparabrisas fue inventado por una mujer?

Seguro que le darás mucho uso durante el verano, para eliminar los restos de polvo, tierra o insectos típicos de los desplazamientos veraniegos. Aunque no suele citarse entre los componentes más importantes de seguridad vial, sí tiene importancia. Gracias al en apariencia sencillo limpiaparabrisas podemos asegurar una visión a través de la luna delantera y trasera. Eso sí, mejor si nos hemos acordado de rellenar el depósito del limpiaparabrisas…

Lo cierto es que el invento del limpiaparabrisas poco tuvo que ver con el verano. La idea nació en la mente de una práctica mujer llamada Mary Anderson, originaria de Alabama, en el sur de los Estados Unidos, durante un viaje de invierno por el frío Nueva York.

El ‘clic’ sucedió en un típico tranvía. El conductor del tranvía se veía obligado a detenerse con mucha frecuencia para poder limpiar el parabrisas, en el que se iban acumulando suciedad, agua, barro, hielo, nieve… ¡De todo! Si no se limpiaba el parabrisas, se dificultaba la visibilidad e impedía que el trayecto se realizase con seguridad. Por el contrario, las continuas interrupciones suponían incomodidad para el conductor y una desagradable pérdida de tiempo para todos.

A su regreso a Alabama, Mary Anderson ya tenía una esbozo en su cabeza de cómo podía solucionar el problema. En realidad, la idea era bastante sencilla: sustituir el trabajo manual del conductor con su propio brazo por un brazo mecánico que hiciese ese trabajo de barrido sobre el parabrisas.

Comenzó a hacer pruebas de diseño del sistema en las que utilizaba un brazo metálico al que había unido una lámina de goma resistente y que se podía accionar desde el interior del vehículo gracias a una palanca. El brazo estaba concebido para situarse en la parte superior central del cristal, desplazándose a un lado y volviendo a su posición original tras haber ‘barrido’ la suciedad, nieve, hielo y agua que pudiese haber sobre la superficie del parabrisas.

Sus primeras pruebas las hizo sobre tranvías, antes de pasar a los coches. En la industria del motor, quién lo iba a decir, si idea no fue inicialmente bien acogida; se creía que el sistema produciría distracciones en el conductor y sería causa de accidentes. Irónicamente, se le acusaba de ser inseguro, en vez de contribuir a la seguridad vial.

¿Sabías que el limpiaparabrisas fue inventado por una mujer?

La lucha por la obtención de la patente no fue sencilla para Mary Anderson, aunque, según cuentan, su objetivo era más ayudar que enriquecerse. Lo cierto es que el gran Henry Ford se interesó por el artilugio y lo incorporó en los vehículos que salían de su famosa cadena de producción hacia el año 1908. Menos de una década después el limpiaparabrisas se había incorporado a la práctica totalidad de los automóviles estadounidenses.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *