Hasta 120 toneladas de arena del desierto amenazan cada año la carrocería de los coches europeos

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

 

Lluvias de barro y carrocería del coche

 

La capa de barro que las últimas precipitaciones ha dejado sobre cientos de miles de vehículos españoles constituye una seria amenaza para la conservación de su pintura y aspecto exterior. Cada año atraviesan el Mediterráneo entre 70 y 120 toneladas de polvo africano en suspensión que al mezclarse con agua de lluvia producen barro, un elemento especialmente dañiño para las carrocerías de los vehículos si no se tienen en cuenta las precauciones adecuadas a la hora de su limpieza, según explican los talleres especialistas en repintado de automóviles CertifiedFirst. 

En los próximos días, muchos automovilistas van a tener que complementar la revisión prevacacional del vehículo con la puesta a punto de su carrocería. Los efectos de las lluvias de barro registradas sobre buena parte de la Península se dejan notar en cientos de miles de vehículos. Sin embargo, no se trata de una operación exenta de riesgos. Para evitar un serio deterioro de la pintura es necesario proceder a su limpieza siguiendo unas determinadas pautas.

Las precipitaciones con barro registradas estos días en grandes ciudades como Madrid y en otras zonas, especialmente del sur peninsular, obedecen a un fenómeno bien conocido, provocado por una borrasca presente en la Península acompañada de la presencia de partículas de polvo en suspensión en la atmósfera procedente del Norte de África. El resultado ha sido que cientos de miles de vehículos han quedado cubiertos de una notable capa de barro, y no sólo en el sur de la Península, porque las tormentas han dejado su rastro sobre automóviles en áreas de los Pirineos, sistema central, Navarra, interior de la Comunidad Valenciana, la Rioja y Aragón.

Para evitar un deterioro de la carrocería al limpiar esa capa de barro los especialistas de CertifiedFirst ofrecen a los automovilistas estos 5 consejos:

  1. Limpiar la carrocería cuanto antes es la clave para detener la acción dañina del barro sobre la pintura del coche. Si el barro se seca sobre la carrocería del coche será mucho más complicado limpiarlo y pueden aumentar los daños sobre la pintura de manera importante.
  2. Es fundamental humedecer generosamente la superficie del coche y tratar de retirar la mayor parte de la suciedad con chorros de agua a presión. De esta forma evitaremos rallar la pintura por la acción de frotar la suciedad contra la chapa.
  3. Para las zonas más difíciles puedes utilizar agua tibia, que ablandará el barro y te ayudará a eliminarlo.
  4. Por supuesto, utiliza como siempre paños suaves de microfibra o similar y champú adecuado para la carrocería del coche.
  5. Recuerda lavar el coche de arriba abajo, incidiendo especialmente en las zonas bajas del vehículo.
CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *