Así es ‘La Bestia’, el coche del Presidente Obama

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Así es ‘La Bestia’, el coche del Presidente Obama

¿Cómo se diseña el coche destinado a trasladar al mismísimo presidente de los Estados Unidos? La estética y la elegancia se dan por sentadas y todos los esfuerzos se centran en la seguridad. Una seguridad que va mucho más allá de la carretera…

El tema es tan delicado que hasta la presidencia de George W. Bush era el propio Servicio Secreto quien compraba los coches destinados al servicio del presidente y les realizaban las modificaciones que consideraban necesarias. No faltaban los problemas ya que las modificaciones implicaban un considerable aumento de peso que aceleraba el desgaste de algunos componentes que no estaban preparados para ello y, por lo que cuentan, la conducción de esos coches modificados era más complicada que la de un F1… Exageraciones a parte, el Servicio Secreto continúa dirigiendo y supervisando todo el proceso, pero cada coche presidencial se fabrica específicamente para afrontar su destino.

Así es ‘La Bestia’, el coche del Presidente Obama

El coche presidencial es de marca Cadillac, con carrocería a caballo entre una pickup y una elegante limusina.

Entró en servicio en el año 2009 y aunque buena parte de sus especificaciones técnicas son secretas, se conocen las suficientes como para que por aquí se haya ganado el apodo de la ‘bestia’. En Estados Unidos se la conoce como Cadillac One o Limo One, al igual que el avión presidencial es conocido como el Air Force One. En realidad, la flota de vehículos presidenciales está formada por una docena de limusinas exactamente iguales que se van rotando. Cuando Obama viaja le acompañan, como mínimo, dos de los vehículos.

El Cadillac One está concebido como una fortaleza infranqueable. Su carrocería está hecha de titanio y cerámica, incluyendo planchas de acero como protección anti bombas y anti granadas. El depósito de combustible está aislado de manera que no explote en caso de ataque directo con bomba.

Así es ‘La Bestia’, el coche del Presidente Obama

La cabina está completamente sellada. Tanto las puertas como el habitáculo presidencial tienen unos 20 centímetros de espesor y tienen un peso similar ¡al de la puerta de un avión Boeing 757! En conjunto, el peso estimado del Cadillac One es de 8 toneladas. La única ventanilla que se puede abrir es la del conductor y apenas unos centímetros.

Las ruedas del vehículo cuentan con refuerzo con Kevlar, una fibra artificial, a modo de protección antibalas.

Por supuesto, en todos los viajes, Obama cuenta en su equipo con su propio mecánico.

Eso sí, por lo que se sabe los días están contados para este Cadillac. El pistoletazo de salida del proceso electoral del país norteamericano acaba de tener lugar, pero el proceso de fabricación del nuevo coche para el próximo presidente se inició hace unos 3 años… y seguro que no decepcionará. Algo parece claro: el color elegido para la carrocería será, una vez más, el negro.

Te puede interesar…

 

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *