[Especial San Valentín ] El coche en el que era difícil hacer el amor… ¿te acuerdas de él?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

[Especial San Valentín ] El coche en el que era difícil hacer el amor… ¿te acuerdas de él?

Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000 decía la canción y muchos la recordamos. Ahora que se acerca la entrañable fecha de San Valentín, ya seas un romántico empedernido, o alguien que ve toda una operación comercial y marketing tras esta fecha, es difícil no sucumbir con alguna tarjeta o pequeño regalo. Y nos ha parecido un momento perfecto para recordar el coche más “complicado” para el amor.

Cuando el tamaño sí importa

Y el tamaño del coche, cuando de encuentros amorosos se trata, cobra bastante importancia. Pero el Simca 1000 era un vehículo pequeño, con carrocería autoportante que no llegaba a los cuatro metros de largo (medía 3,84m de largo y 1,48 de ancho).

[Especial San Valentín ] El coche en el que era difícil hacer el amor… ¿te acuerdas de él?

El vehículo inicia su andadura a finales del verano de 1961 y se fabrica hasta 1978. Su éxito no fue tan pequeño: 2 millones de unidades vendidas avalaban al pequeño utilitario que competía contra el Renault 8. Ambos buscaban su hueco entre las familias españolas de clase media, introducidas en el mercado del motor gracias a otro pequeño coche: el SEAT 600.

[Especial San Valentín ] El coche en el que era difícil hacer el amor… ¿te acuerdas de él?

A lo largo de su vida, e incluso años después, el SIMCA 1000 ha sufrido bromas sobre su tamaño. Bromas que en realidad han conseguido que se tenga un recuerdo simpático de este automóvil, que, sonriamos si aún nos tropezamos con uno en la calle.

Por ejemplo, el slogan de la campaña de lanzamiento a mediados de los años 60 en España fue “Cinco plazas con nervio”. Algo que el automovilista de a pie tradujo mordazmente como “El filete del pobre”.

[Especial San Valentín ] El coche en el que era difícil hacer el amor… ¿te acuerdas de él?

El culmen de las bromas es la famosa canción de Los Inhumanos titulada “Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000” que apareció en su álbum “30 hombres solos”. En esta canción humorística interpretada casi como un himno de la época (década de los 80) se relata las dificultades que se sufren al ser pobre y no estar independizado y cuando la única opción para tener un poco de intimidad es un Simca 1000 cuyo “asiento no se echa para atrás”. Pese a lo ligero de la temática, la canción logró un doble disco de platino…

¿Y la potencia importaba?

Nadie esperaba del Simca 1000  más de lo que éste estaba dispuesto a dar. Una potencia de 52 CV y una velocidad máxima de 122km/h pueden parecer poca cosa ahora pero entonces ya el hecho de tener coche era lo más.

Su diseño fue obra italiano Mario Revelli de Beaumont y respondía a los cánones de la época: formato cuadrado, cuatro puertas y motor en la parte trasera, con lo que el espacio pata el equipaje estaba situado en la delantera del coche.

[Especial San Valentín ] El coche en el que era difícil hacer el amor… ¿te acuerdas de él?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *