¿Conoces las dos técnicas de secado más habituales para la carrocería del coche?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Conoces las dos técnicas de secado más habituales para la carrocería del coche?

El proceso de lavado del vehículo no concluye una vez cerramos el chorro de agua del aclarado. Y es que dejar secar la carrocería “al aire” no es una buena idea si deseas un resultado impecable.

¿Por qué hay que secar el coche tras lavarlo?

Con el lavado eliminamos restos de barro, tierra, polvo… Pero si nos quedamos ahí, el vehículo estará limpio, sí, pero nos arriesgamos a que nos queden las marcas de las gotitas de agua, que crean un antiestético efecto sobre la pintura del coche.

La solución para esto es armarse de paciencia y secar con cuidado la carrocería.

Las dos técnicas más conocidas de secado del coche

Hay dos técnicas de secado manual:

La más popular, conocida y seguramente usada, es la denominada “secado por arrastre”.

Esta técnica consiste sencillamente en arrastrar una bayeta sobre la superficie de la carrocería para eliminar la humedad y las gotitas de agua.

Para un resultado perfecto, el secado por arrastre requiere varias cosas.

Primero, que utilicemos una bayeta o paño adecuado. Mejor que sea de microfibra, ya que al producirse una fricción sobre la pintura, por pequeña que sea, una bayeta inadecuada puede arañar la pintura.

Por la misma razón (el arrastre sobre la carrocería) es imprescindible que el lavado haya sido a conciencia… Cualquier pequeño resto de arena, sal o tierra puede igualmente estropear la pintura.

“Secado por posado”, otra técnica muy útil para secar el vehículo tras el lavado.

Como su propio nombre indica, esta técnica consiste en “posar” una bayeta de gran capacidad de absorción y mayor tamaño sobre la superficie de la carrocería.

Para el secado por posado, el tipo de bayeta más adecuada es la “waffle weave”, que es un tipo de bayeta de microfibra con una textura y composición mejoradas y diseñadas específicamente pensando en la limpieza y acondicionamiento exterior del coche. Las “waffle weave” tienen una estructura con relieve piramidal, con una gran capacidad de absorción (pueden absorber hasta ocho veces su peso en agua).

El proceso en este caso es tan sencillo como simplemente posar la balleta sobre la carrocería y dejar que absorba la humedad. Al no haber necesidad de “frotar” las posibilidades de arañar la pintura son prácticamente nulas, razón por la que muchos automovilistas prefieren este sistema.

¿Qué método eliges tú para secar el coche tras el lavado? ¿Alguna vez has arañado la pintura del coche sin querer durante el proceso? Si te ha pasado, recuerda que es muy importante reparar esas pequeñas imperfecciones cuanto antes. Confía en la red de expertos de CertifiedFirst para solucionar esos contratiempos. ¡Te esperamos!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *