Conducir con lluvia: consejos para hacerlo de forma segura

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Conducir con lluvia

El hecho de conducir con lluvia, con el firme mojado, añade peligrosidad a la conducción. Por ello es especialmente importante que tu coche esté a punto, que lo hayas revisado convenientemente en tu taller, y que conduzcas de forma adecuada. Hoy te vamos a recordar unos buenos consejos para evitar que la pintura, que la chapa de tu coche, paguen las consecuencias. Aunque si ya es demasiado tarde, ya sabes: tienes un taller «Certi» muy cerca de ti.No es descabellado pensar que el riesgo de sufrir un accidente –las estadísticas así lo demuestran- sea mucho mayor cuando llueve. Piensa, por ejemplo, en cómo afecta este fenómeno a la visibilidad. El momento en el que empieza a llover es especialmente delicado: la mezcla de agua, con el polvo y la grasa de la carretera hacen especialmente recomendable extremar la precaución, pues en términos de adherencia es, sin duda, el momento más delicado.

Consejos para conducir con lluvia

Aminora la velocidad e incrementa la distancia de seguridad con el vehículo que te precede. Es una buena idea que la distancia con el vehículo de delante sea del doble de lo recomendable en circunstancias normales.

Recuerda que la distancia de frenado aumenta con el firme mojado. Agradecerás cada metro de más en caso de improviso. Por otra parte, manteniéndote más alejado evitarás el denominado “efecto spray”: esa lluvia pulverizada que proyecta agua sucia hacia tu parabrisas.

Evita circular sobre las marcas de pintura de la carretera. La pintura blanca de los pasos de cebra, o la que delimita los carriles, es especialmente peligrosa. Compromete el agarre del coche: tenlo en cuenta.

Nada de frenazos, ni movimientos bruscos. Muy relacionado con lo anterior. Adopta una conducción suave para ganar en seguridad y que el resto de los conductores puedan ver mejor tus movimientos.

Maneja la dirección, embrague, freno y acelerador con talento, amigo. Los necesitarás: ¿Cuándo fue la última vez que los revisaste? A la hora de adelantar, ya sabes, extrema la precaución y asegúrate de que la maniobra es segura y viable.

Enciende las luces. Hay que ver y ser visto. Llevar las luces encendidas hará que te perciban mejor. Además, si la lluvia es intensa, es una buena idea encender también las luces de niebla traseras.

Evita las balsas de agua. Circular por encima de charcos y balsas de agua puede hacer que pierdas el control del vehículo debido al “aquaplaning”. El aquaplaning se produce cuando los neumáticos no pueden evacuar el agua de la calzada, haciendo que el coche se deslice, patine, sobre la fina capa capa de agua que hay entre los neumáticos y la carretera.

Consejo: reduce la velocidad -no frenes-, sujeta el volante con fuerza y mantén la trayectoria hasta que recuperes el control sobre tu coche.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *