¿Sabías que el Ford Mustang estuvo a punto de llamarse de otra forma?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Sabías que el Ford Mustang estuvo a punto de ser bautizado con otro nombre?

Es prácticamente un mito, un icono del motor con fieles seguidores por todo el mundo. Pero la historia estuvo a punto de escribirse con otro nombre. Como lo lees…

Hacia mediados de los años 50, Ford había lanzado el Thunderbird, un modelo que recogía las influencias traídas desde Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Un modelo deportivo y con únicamente dos plazas.

A principios de los 60, las ventas acusaban un descenso y el presidente de Ford por aquella época, Lee Lacocca, tomó la determinación de producir un automóvil capaz de seducir a cualquier persona, de cualquier edad, con cualquier estilo de vida. ¿Las armas? Lacocca tenía claro que serían, por un lado, el diseño del coche (necesariamente con cuatro plazas), y por otro, su precio.

La historia del Mustang se inicia en el Hotel Fairlane, centro de operaciones del comité encargado de desarrollar el nuevo vehículo.

¿Sabías que el Ford Mustang estuvo a punto de ser bautizado con otro nombre?La carrocería, punto clave de la filosofía del Mustang

El equipo de diseño tenía instrucciones muy claras: el Mustang debía ser atractivo para cualquier tipo de persona. Por esta razón era muy importante que el comprador pudiese configurar su Mustang, es decir, que hubiese distintas opciones. El sueño americano convertido en coche.

Para empezar, se decidió que el comprador podría elegir entre dos tipos de carrocería: coupé o convertible. Asímismo, también se plantearon diferentes colores y tipos para el tapizado.

No se olvidó la parte mecánica: sería posible elegir entre caja de cambios automática o manual, aunque, siguiendo el estilo europeo, la palanca de cambios estaría en el suelo.

Lo más curioso, es que Ford barajaba varios nombres entre los que destacaban Cougar, Puma  e incluso Torino. Todos estos nombres fueron, más tarde o más temprano, utilizados para llamar a otros modelos, y el Mustang se quedó con nombre de caballo salvaje, algo que, a la postre, le ha venido que ni pintado.

Mustang, el caballo salvaje

Y es que Mustang es el nombre que reciben los caballos salvajes de Norteamércia. Como curiosidad, los caballos se habían extinguido en Norteamérica, pero fueron reintroducidos por los conquistadores españoles, que llevaron hasta allí caballos de raza andaluza y árabe principalmente.

Fruto de batallas, extravíos y demás avatares, y gracias a la susencia de deprededadores en las llanuras de la zona, estos caballos se adaptaron a su nueva vida, volviéndose salvajes y recorriendo los campos en grandes manadas. Su principal característica es su gran resistencia y fuerza, y su imponente musculatura; cualidades que casan muy bien con el vehículo que ha tomado prestado su nombre.

¿Sabías que el Ford Mustang estuvo a punto de ser bautizado con otro nombre?

El Ford Mustang fue oficialmente presentado en la Feria de Nueva York de 1964. En apenas un día recibió más de 20.000 pedidos: comenzaba la historia de su éxito sobre el asfalto.

¿Sabías que el Ford Mustang estuvo a punto de ser bautizado con otro nombre?

En aquel mismo año, 1964, Lacocca encargó a un tal Carrol Shelby el desarrollo de un Mustang de carrera, iniciando otro capítulo. Pero ésa es otra historia.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Un pensamiento en “¿Sabías que el Ford Mustang estuvo a punto de llamarse de otra forma?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>