¿Y si tu coche cambiase de color según tu estado de ánimo? Así funciona la computación afectiva

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Y si tu coche cambiase de color según tu estado de ánimo? Así funciona la computación afectiva

¿Puede la emoción humana ser medida e interpretada por la tecnología? ¿Y ser reproducida o simulada? Pues de eso va la computación afectiva. ¡Para alucinar en colores!

La computación afectiva es una disciplina que engloba áreas en apariencia tan dispares como la psicología, la ciencia cognitiva, estudios conductuales y la informática.

Pero, en realidad, la cosa tiene mucho sentido cuando se lanza la siguiente pregunta: ¿cómo podemos conseguir que ordenadores, cámaras y otros dispositivos sean capaces de interpretar los gestos y comportamientos de las personas, con el objetivo de adaptarse a ellos?

La conducción y la computación afectiva

¿Y si hablamos de las aplicaciones de la computación afectiva en el automóvil? Los primeros experimentos han estado centrados, como es lógico, en el campo de la seguridad vial.

Ya hemos visto en la prensa distintas propuestas encaminadas a que nuestro automóvil sea capaz de detectar si tenemos sueño o estamos cansados para tomar medidas al respecto que aumenten nuestra seguridad vial.

Incluso ha habido sistemas diseñados para detectar nuestro nivel de estrés o nerviosismo, de manera que el coche modifique ciertos aspectos para conseguir relajarnos. En esos momentos, la tecnología, el coche, tomarían el mando y podrían incluso modificar la iluminación del habitáculo, la temperatura del climatizador, la música que está sonando… O, ¿por qué no? Hasta el color de la carrocería. Si abrimos la ventana de la imaginación, todo podría ser posible.

Aunque, por ahora, si quieres cambiar el color de tu coche, repintarlo o solucionar algunos problemas de chapa, tu mejor opción es CertifiedFirst, la red de expertos en chapa y pintura del automóvil que cuenta con los mejores profesionales, los productos de mayor calidad y las más precisas herramientas tecnológicas. Encuentra «tu taller Certi» aquí.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *