Cómo ha evolucionado el chasis autoportante para mejorar tu seguridad vial

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Cómo ha evolucionado el chasis autoportante para mejorar tu seguridad vial

En los orígenes de la automoción, la mayoría de automóviles se fabricaban a partir de  un chasis independiente. Es decir, por un lado estaba el chasis (que solían ser de madera muy al comienzo) y por otro la carrocería. Pero hoy es todo muy distinto.

Esta técnica ha sido en cambio desplazada mayoritariamente por el llamado chasis autoportante, consistente en una estructura metálica envolvente que se soporta a sí misma y a los elementos que se fijan sobre ella.

Aunque el chasis autoportante introducía importantes mejoras, en los inicios los fabricantes buscaban carrocerías impasibles, duras, resistentes, pensando en que se deformasen lo mínimo posible en caso de impacto o siniestro.

Prácticamente, se pensaba más en la dureza y duración de la propia carrocería que en la seguridad y confort de quienes viajaban dentro de ella.

Hoy día, esa tendencia se ha invertido por completo y casi podemos decir que nos situamos en el extremo opuesto: precisamente,  la deformación programada dirige la fabricación del vehículo de modo que, en caso de impacto, la carrocería se deforma no sólo para proteger a los ocupantes del vehículo, sino también para cuidar a otros vehículos o usuarios contra los que se pueda producir un impacto.

El secreto para conseguirlo está en la forma en que la carrocería absorbe la energía que se genera en un impacto.

Salvando la zona del habitáculo, que no debe ser deformable para proteger a los ocupantes del coche, tanto la zona trasera como la delantera tienen estudiada su deformación para retener o frenar esa energía que se crea al producirse un golpe, de forma que no llegue a quienes están en el interior del habitáculo.

De hecho, prácticamente cada parte del vehículo tiene programada su deformación en caso de impacto gracias al empleo de diferentes materiales y espesores.

Es por ello que es importante, por nuestra seguridad y la de todos, prestar atención a nuestra carrocería y reparar, o al menos hacer revisar por un experto, cualquier imperfección, golpe o abolladura que observemos en la carrocería de nuestro vehículo. ¿Es tu caso? Pide cita en tu taller experto en chapa y pintura CertifiedFirst más cercano.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>