Deficiencias en la carrocería que pueden hacer que no pases la ITV

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deficiencias en la carrocería que pueden hacer que tu coche no pase la ITV

La relación con la ITV, al menos para algunos, es complicada. Por un lado, se calcula que un importante número de vehículos circula con la ITV caducada y que sus propietarios no acuden a una de las estaciones de inspección técnica de vehículos por miedo a ser rechazados. Por otro lado, crece el número de vehículos que cuando se somete al examen presenta problemas de diversa índole. Y sí, también crecen los problemas relacionados con la carrocería.

 No te engañes: la carrocería no es sólo estética

La carrocería tiene mucho que ver con nuestra seguridad, y es por tanto uno de los elementos que también se revisa en la ITV.

Los defectos que se encuentran en la carrocería se denominan defectos de acondicionamiento exterior y se refieren sobre todo a golpes y abolladuras.

Estos defectos se suelen considerar leves, pero no siempre es así. ¿Qué convierte a un golpe o abolladura en un defecto grave? Por ejemplo, presentar aristas cortantes o en general cualquier aspecto que el operario considere que puede comprometer la seguridad vial (pensemos en el viandante).

Resumen de defectos que pueden ser considerados graves en la ITV

Presta atención a este listado: si alguno de estos problemas está presente en tu coche, es posible que sea rechazado en la Inspección Técnica de Vehículos.

Chasis y carrocería: presencia de áreas cortantes o puntiagudas, ausencia del tapón de combustible, corrosión importante.

Parachoques: que esté suelto y pueda caerse, defectos que comprometan de manera importante su función (por ejemplo, que falte un trozo o que tenga salientes)

Puertas: problemas en bisagras y cerraduras, puertas que no se pueden abrir.

¿Y si lo que tiene mi coche es un defecto leve?

Si observas un defecto leve en tu coche no deberías tener problemas en la ITV, aunque lo habitual en estos casos es que si ignoramos un problema, éste acabe por hacerse mayor de lo que era en un principio.

Por eso es recomendable reparar cuanto antes cualquier problema de chapa o pintura que aparezca en la carrocería del automóvil: las imperfecciones más pequeñas pueden ser pasto del óxido. Por no hablar de la mala imagen que da un coche con abolladuras, golpes, parachoques caídos etc.

¿Necesitas una reparación de chapa o un trabajo de pintura para tu coche? Confía sólo en expertos. Como los de CertifiedFirst. Además, puedes calcular tu presupuesto online en menos de un minuto con nuestra calculadora virtual. ¡Pruébala!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *