¡Horror! Me han arañado el coche… ¿qué puedo hacer?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¡Horror! Me han rallado el coche… ¿qué puedo hacer?

Quizás te han rozado mientras estabas aparcado o has rozado tú mismo el coche con otro vehículo o con esa maldita columna del garaje. Quizás has sufrido la ira o la envidia de algún “simpático” que se dedica a marcar las carrocerías que encuentra a su paso llave en mano… ¿Existe alguna solución para el desastre?

Pequeños arañazos: más vale prevenir que curar

¿Sabías que tú mismo puedes provocar en la carrocería de tu automóvil leves arañazos si no lavas y secas correctamente el coche? Son esas sutiles rayitas, normalmente producidas al haber arrastrado polvo en la superficie del coche, tocando cuando no se debe (como esos típicos mensajes realizados con los dedos en la carrocería polvorienta y que nos dicen “límpiame”) o realizando un lavado o secado incorrecto (por no usar suficiente cantidad de agua o paños inadecuados).

Para evitar estos pequeños arañazos, la mejor solución es mantener el coche limpio, lavándolo una vez por semana, y encerándolo una o dos veces al año.

Arañazos con transferencia de pintura: cuando se ve el acero del coche

Mal asunto: estos arañazos son los más graves y los más susceptibles de favorecer la oxidación de la carrocería. Por eso, el mejor consejo es, una vez más, tratar de prevenirlos siendo prudentes y generosos con las distancias. Pero si el problema ya está ahí, lo correcto es hacerlo reparar por un especialista, como los de la red de expertos en chapa y pintura de CertifiedFirst. De esta forma protegerás la carrocería de la corrosión y recuperarás la belleza de la pintura de tu coche sin que haya diferencias de tono o imperfecciones.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *